Un Ángel en el cielo. Apología de un cantautor

 Pensando en Vos, para llevarte al mar. Así te quiero”

Guillermo Anderson

Se nos fue un grande. Es difícil imaginar nuestras vidas sin él

 

1.jpg
foto de Guillermo Anderson

Era el 4 de mayo del 2012, cuando el instituto Italo-Latinoamericano en su iniciativa, Primavera Latinoamericana, presentaba en Roma al cantautor hondureño Guillermo Anderson.

Lo tenía que entrevistar antes del concierto, para la Radio Vaticano, y para Abriendo Brecha, noticiero de mi país donde soy corresponsal desde el 2005. Desde entonces, por medio de sus respuestas, y su fabuloso concierto, me encantó su sensibilidad, su amor a su Patria; puro, sincero, transparente, reflejando su carisma, su manera de ser hacia el ser humano. A raíz de ese concierto, nació la idea de representarlo en Italia, idea que se hizo realidad en los siguientes cuatro años. Presentándose varias veces en Roma en prestigiosos locales de renombre internacional, y festivales tipo Fiesta, dirigido por el dueño y Director artístico Mansur Naziri, quien fue quien promovió desde sus comienzos a grupos cubanos como los Van Van o Gente de Zona, y quien creyó en él desde un principio.

A Guillermo Anderson se le esperaba este verano de nuevo en Fiesta y en el Parco della Musica, un Centro prestigioso de eventos, con varias salas, donde perennemente se exhiben los mejores artistas del mundo internacional, como Sting, Santana,el pianista Lang Lang, Omara Portuondo con El Cigala, todos ellos tuvieron sus presentaciones este verano. En Fiesta han tocado los grandes de la canción latinoamericana, desde Celia Cruz, Gilberto Santa Rosa, Mana hasta Marc Anthony y Osmani García entre otros.

Quise rendirle este tributo a un grande que amó con todo su corazón a nuestra Honduras, y confió en que habrá siempre un mejor futuro para los hondureños.

Patricia Ynestroza

2
foto de Guillermo Anderson

 

Ya estamos a tres semanas desde que nos abandonaste. Y así, el tiempo agresivo nos irá indicando que dentro de poco estarás nada más que en nuestros corazones, en nuestros recuerdos, en esas fotos y esos videos que nos hicimos o en esos conciertos o fotos que te hiciste.

Sólo un momento bello o terrible puede marcar una fecha y convertirla en una efemérides para recordar o para olvidar. En nuestro caso, jamás olvidaremos un 6 de agosto del 2016,como el día en que decidió Dios llevarte consigo. El día en que dijo: “basta, no sigas sufriendo, veníte conmigo. Cantáme tus canciones. Sentáte en mi veranda, tomáte un café y comenzá a componer nuevas canciones, que luego las cantarás en este Paraíso, y llenarás cada rincón del mismo con tus bellas melodías. Y el coro de mis ángeles te acompañarán siendo tu mejor banda, tu mejor cuarteto.”

Guillermo, allá estás ahora viéndonos, protegiéndonos. Me imagino, que nos ves, sentado en tu veranda celestial, encendiendo la televisión, y en la pantalla principal del cable donde aparecen todos los canales en pequeñas pantallitas, donde uno puede escoger que quiere ver, así estás tú viéndonos desde arriba, a tus seres queridos, siguiendo nuestra vida diaria y tú queriendo interceder por cada uno de nosotros cuando la ocasión apremie. Y cuando ves que uno de nosotros estará en algún aprieto, y te pedimos ayuda, tú te vas donde la Virgencita nuestra de Suyapa, o directo le tocas la puerta al Jefe, y le pides que nos ayude para salir de ese aprieto.

3
Foto a Guillermo Anderson

Si, así te quiero ver, así quiero saber que estás allá, como siempre preocupado por todos, por ti nunca se te vio más de tanto preocupado, y quien sabe si tal vez un poco de esa preocupación que tenías por el otro la hubieras ocupado para ti y se habría logrado que te hubieran detectado a tiempo ese cáncer. Dios y su Madre te sacaron del abismo en que te atrapó. El cáncer te atacó donde más duele, a traición, en tu garganta querida, la que producía esas maravillosas melodías, que nos encantaron a tantos desde hace casi 30 años. Te atacó en tus manos, no pudiste más escribir en los últimos meses de tu enfermedad, ¡escribir!!, una de las cosas que más te gustaba hacer, siempre contando tu vida artística con tu escritura, haciéndonos partícipes en tu blog o en tu página de Facebook, tus trayectorias y tus nuevos descubrimientos, porque tu vida fue un completo descubrir al otro, al ser humano, a la naturaleza. No pudiste caminar, a ti que te encantaba caminar por tu playa, tomar tu velero e irte dentro del mar, y tener una vez más ese bello diálogo que sólo tú sabías tener con la naturaleza, en una charla amena con un café enfrente, o un vinito.

4
Foto de Walter Herrera

Pero bueno, tu destino estaba escrito. Tenías que dar en tu mitad de tu vida, lo mejor de ti. Más bien todo de ti. Porque eso, es lo que hiciste, a cada uno de tus seres queridos nos diste todo de ti. Tus padres, tus hermanos, tu esposa, tus hijas, tus parientes cercanos, tus amigos todos nosotros, tu pueblo Honduras, tus fans. Jamás dijiste no. Así nos querías. Como matapalo cuando abraza la palmera.

Y así como caminaba tu vida en función de tus seres queridos así lo hacías en función de tu país, con los más necesitados de tu querida Honduras. Sensible a cada exigencia, a cada necesidad. Siempre tan generoso, tan humilde.

Era un Señor, un verdadero Embajador de la cultura de nuestro País, donde quiera que estuvo donde quiera que hizo soñar, su música dejó un sabor delicioso de nuestra tierra y de nuestra gente.

Nos dejaste un legado, una filosofía de vida, una lección de vida que cada uno siente el deber en nuestros corazones de seguir. Y de perpetuar tus obras. Para que al fin tu granito de arena se vuelva una montaña de amor, de bondad hacia quienes tu siempre protegiste con lo que sabías hacer, tu canto, tus poemas. Así, protegiste a los niños, a los jóvenes, a las mujeres maltratadas, a las etnias nuestras. Participando activamente en campañas, por la paz en el país, contra el cáncer de mama, ¿qué ironía verdad?. A ti te vino un cáncer en la tiroides.

Después del terremoto del 6 de agosto que nos sacudió, del maremoto que nos revolcó hasta la playa, del tsunami que nos lanzó hasta más allá de la distancia que separa el mar de la playa.. poco a poco llega la calma. Como lo dijo tu hija Rocío, tu siempre aprendiste a caminar con la calma, esa calma que viene después del terremoto, del huracán, como decía tu canción pensando en vos, que la hiciste el día después del huracán Mitch, así nos lo explicabas en los conciertos: “Cuando después del huracán la naturaleza volvió a despertarse”, la compusiste el primer día que salió el sol después de la tragedia.

Hoy que los madreados están florecidos, Que ha salido el sol y que me siento vivo, vi pasar las garzas de dos en dos, Y estuve pensando en vos”…

Se nos fue. Guillermo Anderson era de todos y era de cada uno de nosotros. Y no podía ser de otra manera, considerando como era él: Una persona tan generosa y altruista. Una persona tan sensible, defensor de la justicia y de los más débiles. Quien tuvo la dicha de compartir con él pudo hacer suya su filosofía de la vida, Siempre dando el máximo de sí mismo, compartiéndolo con todos. Siempre con su humildad y su sonrisa cálida que inmediatamente te hacía sentir en confianza, para poder compartir con él desde una foto juntos hasta por qué no? Una copa de vino y charlar cualquier tema, porque dentro de él siempre existía esa curiosidad infantil, de querer aprender de los demás, de nuestras vivencias, nuestras experiencias y nuestros conocimientos. Porque como el mismo lo dijo, aprendía de cada uno de nosotros, éramos su fuente de inspiración. Siempre caminando por el mundo con su guitarra colgando de su espalda, y sus planes y proyectos bajo el brazo.

Los niños, los derechos de la mujer, las etnias de nuestro País, la preservación del medio ambiente, y todo lo que tenía que ver con su Tierra, enamorado de su Patria, como Embajador de la Cultura de Honduras, puso bien en alto la dignidad de su Pueblo, una Nación que siempre a nivel internacional se oye sólo en sus malas noticias. En su lucha por el bienestar de la niñez, hubo posibilidad de presentarle el Fundador de una Asociación que lucha contra una enfermedad rara, la Prader Willi, una enfermedad devastadora con los niños desde su nacimiento hasta que llegan a los cinco años. Si no se detecta a tiempo mueren antes de esa edad.

Le dije que necesitaba contactar al mayor número de pediatras para poder hacer un encuentro con ellos, donde se les daba la información necesaria para prevenir la enfermedad. Con su sensibilidad habitual, inmediatamente contactó al presidente del colegio de pediatría de Honduras, y gracias a él se llevó a cabo la conferencia. A partir de allí, se creó el grupo de trabajo médico en el país para detectar casos de niños afectados por el Prader Willi. Gracias al empuje de Guillermo Anderson. Esta es solo una de las tantas iniciativas suyas. Enumerarlas todas se ocuparían hojas y hojas escritas interminablemente.

5
Foto de Guillermo Anderson

Desde la Universidad ya llevabas contigo ese deseo de transmitir tus sentimientos y tu amor por tu Patria con la música. Desde entonces pasaron casi 30 años y fueron muchos los reconocimientos que recibiste a lo largo de todos estos años, reconocimientos que ahora quedan en la intimidad de tu hogar. En todos estos años, ibas siempre caminando con tus proyectos, a veces muy despacio, por la falta de apoyo de parte de tu Tierra, de parte de quienes por comodidad, o quien sabe porque, jamás le han dado la importancia que merecen los artistas hondureños, como si la cultura no fuera indispensable, para calmar los ánimos si hay discrepancias, o para alegrar las almas si nos sentimos defraudados por la difícil vida que tenemos por delante, o incluso como patrimonio enriquecedor de un País. Aunque si Guillermo recibió reconocimientos de parte de los gobiernos, creo que eran necesarios otro tipo de reconocimientos.

No solamente el que se te dio mientras estabas enfermo. La ley Guillermo Anderson, va bien, y estarás contento por esto, aunque si lo sé, sabes que es sólo un granito de arena. Para todo lo que te costó conseguir un apoyo total de parte de los gobiernos, que no entendían que haberte dado un reconocimiento como Embajador de la Cultura de Honduras en el mundo, significa también apoyarte y hacer posible que tu realizaras tus giras, que muchas veces fueron posibles gracias a amigos que siempre creímos en ti. Y te seguimos y apoyamos en todo. Tu público siempre te fue fiel.

Cuantas veces regresaste a tu Tierra, sin tener ningún comité de recibimiento gubernamental, sin nadie que te diera las gracias por tu magnífica obra, como embajador de la cultura de tu País. Claro, tú tampoco nunca lo pediste, humilde de corazón como siempre lo fuiste. Pero no por eso te hacía falta, pues siempre estuviste rodeado del amor de tu familia, de tus amigos, de muchos que siempre te hemos seguido con admiración y devoción. Aprendiendo de tus lecciones de vida.

Lo importante ahora es que cada línea de tu trabajo artístico que hiciste, ese legado que nos dejaste, sirva para la eternidad, para las nuevas generaciones, esas generaciones de chicos y jóvenes tan queridas por ti. A quienes les diste lo mejor de ti, esas palabras esperanzadoras, diciéndoles que no todo es negro alrededor de ellos, que pueden construirse un futuro mejor.

Desde el sábado 6 de agosto tú estás sentado en la veranda del Cielo, con tu café enfrente, y con tu guitarra estás componiendo nuevas canciones, mejores de las maravillosas que escribiste, y ahora estás preparando los conciertos para cantarle a Dios y su Madre, y todos los Ángeles y Santos te acompañarán en los coros. Serán tus mejores conciertos, mejores de los tantos estupendos conciertos que hiciste por todo este mundo terrenal. Y desde el Cielo estarás ahora más cerca de cada uno de nosotros. Estás ahora dentro de nuestros corazones, Guillermo Anderson.

Datos de uno de los mejores artistas que ha tenido Honduras:

Como artista, Guillermo Anderson desempeñó un papel importante en Honduras. Se requirió  mucho para apoyar y participar en proyectos de educación, salud, turismo, medio ambiente, y patrimonio cultural. Participó en campañas de prevención de VIH. Su CD Mujer Canción Mujer (editado por el Instituto de La Mujer de Honduras en 2005) que presenta el papel de la mujer de una forma alternativa en canciones es utilizado en talleres de autoestima con mujeres organizadas para generar discusión sobre el tema.

Anderson fue galardonado con el “Premio Nacional de Arte” 2003 otorgado por el Ministerio de Educación de Honduras, el “Premio Identidad Nacional 2005″ otorgado por el Museo de la identidad Nacional, y fue nombrado “Embajador cultural de Honduras ante el mundo por el pueblo y gobierno de Honduras” en el 2002. También ganó el “Premio Copan de Turismo” en el 2003 otorgado por la Cámara Nacional de Turismo. Recibió el Premio “Martin Luther King Jr” ofrecido por la fundación del mismo nombre en el 2003.

El año pasado había recibido el premio One mediterrane de la Fundación Mediterránea, una organización dedicada a promover acciones medio ambientales y sociales a nivel internacional. Se le dio este reconocimiento por impulsar a través del arte y de la música campañas en defensa de la educación, el medio ambiente y la salud universal, por recuperar músicas tradicionales hondureñas olvidadas que corrían el riesgo de desaparecer, por ser la voz de un país necesitado de referentes, y por haberse convertido en el embajador cultural de Honduras en el mundo.

Entre sus logros más recientes está la creación del proyecto “Círculo juvenil de tambores de La Ceiba”, un proyecto de prevención de violencia con jóvenes entre 13 y 18 años de barrios vulnerables de su ciudad. Con el apoyo del Programa de Naciones Unidas Para el Desarrollo (PNUD) el proyecto reúne a jóvenes de ambos sexos y se les instruye en percusión tradicional garífuna; Además de ser un ensamble que participa en la vida cultural de La Ceiba, dicha actividad va acompañada de talleres de autoestima, convivencia, género y de otras expresiones artísticas. La idea es generar un espacio creativo donde se respetan las ideas y se enseña tolerancia y resolución de conflictos.

Algunas de sus palabras que resumían lo que sentía…

Centroamérica es el país grande que ignoramos que existe, estamos inevitablemente vinculados históricamente. Esa misma característica es la que inevitablemente nos devolverá una unión cuya forma está por conocerse”.

Desde niño escribió poemas, y experimentó sonidos con la naturaleza y el mundo que le rodeaba. En un poema en cuarto grado escribió este estribillo: “Señor pelícano, como deseo a veces poder cazar como caza Ud. Los peces”.

Algo que más le dolía de la humanidad como el mismo lo dijo: “La envidia uno de los peores defectos del ser humano. Porque la envidia te la ganas de gratis. No tenés que hacer nada para ganarte la envidia porque te la ganas por ser lo mejor y por dar lo mejor de vos. Te ganas algo tan negativo. Es un defecto horrible del ser humano.”

Y sobre la violencia en nuestro país decía: “Valorar lo nuestro tiene que ver con la identidad y la autoestima. El hecho de una identidad nacional débil, genera una autoestima pobre. Somos un país donde lo nacional no tiene apoyo, lo nacional no tiene respaldo. Y casi como que te van programando el chip de que lo que se produce en el país es malo. Es de mala calidad. Es un tema muy amplio el tema de la identidad y de la autoestima en este país, un tema que hay que trabajar mucho. Somos un país y debo decirlo, somos un país con un serio problema de autoestima. Y como la canción en mi País, lo dice claramente, a veces me veo como un porrista de lo que vale la pena y las cosas que valen la pena destacar.”

Su ingenuidad e idealismo lo llevaron a pensar y a rehusar que no hay esperanzas para nuestra Honduras, por eso estuvo rescatando lo que era rescatable y haciéndolo canción para darlo a los hondureños. Y una parte de la sociedad rescatable son los niños y los jóvenes….

La infancia. Su disco para los chiquitos sirve en las escuelas para enseñar a los niños ecología, música para las clases de música con la idea de Guillermo de familiarizar y encariñar a la infancia hondureña con algunos de esos personajes que salen de la fauna tropical.

6
foto de Jorge Dalton

Los garífunas, los misquitos dentro de su corazón:

Estuvo 10 años visitando la Mosquitia y preocupándose de la biosfera del Rio Plátano. Hizo una producción completa sobre este tema y a partir de allí se dio a conocer tanto esa zona hondureña, la gente finalmente está poniendo atención a la biosfera del río Plátano de alguna forma como dijo Guillermo Anderson, él ayudó a generar el interés en esta zona.

Cuando estoy con los ritmos garífunas si siento que estoy ofreciendo algo particular, algo que no es conocido y que sí es una personalidad muy propia. Voy a seguir componiendo, tengo muchísimos proyectos que tengo bajo la manga quiero hacer una antología de la canción hondureña, trabajos que tienen que ver con la obra literaria con la poesía hondureña. Un disco nuevo para niños.-y quizás abrir un camino en España o en un país de Europa donde se entienda lo que estoy cantando.”

Por muchos años mi  País ha sido asociado con la violencia, yo quisiera mostrar que es un país que tiene muchísimo más que contar, muchísimo más que ofrecer. Y mi trabajo quizás sea un reflejo de eso. Para mostrar una imagen más fresca y un lado mucho más humano de este país que se llama Honduras. De alguna manera yo salgo a trabajar como cantautor en un país donde hay muchísimas historias que contar, yo siempre me veo como llenando ese vacío que yo hubiese querido que existiera cuando yo me estaba formando.”

 

7
Foto de Guillermo Anderson

Hablando de algunos de sus discos, o canciones decía:

Mi propuesta músical representa a alguien que está al tanto de lo que está ocurriendo en el resto del mundo, pero que tiene los pies en su país. Me gusta que la gente se haya identificado con esta canción, Mi País, porque no es un himno, ni es un canción que lo promueve turísticamente y que lo idealiza, presenta un país bello pero vulnerable.

María Dolores habla sobre la mujer maltratada. Es el resumen de muchísimas historias que hemos escuchado, y por eso es que la gente de alguna forma se identifica. La canción reúne muchas historias que cada uno de nosotros ha escuchado.”

Guillermo eres como decías ese Pobre marinero, “las noches han sido hermosas, los días felices, el sol caribeño me ha borrado cicatrices. Que más puede pedir este pobre marinero, que no se quiere ir porque el corazón entero lo tiene esta playa y lo llama una mujer diciéndole no te vayas ven y déjate querer. Mi barca me llama a veces y siento el llamado de los mares que me quieren ver ilusionado. Aventurándome solo entre las olas y en la gloria de viejos amores que acarician mi memoria.”

8
Foto de Guillermo Anderson
9
Foto de Guillermo Anderson

No pierdo la esperanza para llevarte al mar, para que veas la danza, el vuelo de gaviotas, las olas brillar; vas a ver que divertido es dibujar sobre la arena, vieras que linda es la tarde cuando el sol va a despedirse, pinta el agua y pinta el cielo y dice adiós antes de irse, voy guardando centavitos de las últimas cosechas, si Dios quiere el próximo año llegaremos a la fecha. El mar es un cielo de agua y nunca se ve el otro lado.”

No dejes que se destruya toda esa belleza que también es tuya, hay que tener siempre esperanza, y optimismo de gavilán, alegría de pato de agua, afinamiento de zorzál.” Aves.

Costa y calor, magia de mar, reino que invitas al pelícano a jugar, dame tu luz, baña a mi ser, dame las fuerzas que me incitan a querer. Guacamaya que canta al descubrir que un penacho del sol ya va a salir, maravilla del agua que al caer se convierte en sonrisa de mujer, arcoíris, milagro de color paraíso en un pétalo de flor.”

Adelante muchachas, que el sol de hoy nos sonría que en sudor y armonía podamos coincidir, mujer joven y fuerza, dos mundos que se encuentran, esperanza de días mejores por venir, que aunque las diferencias quieran que la impaciencia se lleve el marcador, que pierda la ignorancia que gane el optimismo sobre todo prejuicio gane un mundo mejor.”

La fuerza que tenés: ¿Cómo hacés para esconder esa tristeza esa fatiga de mujer de pocos años, como hacés para que triunfe la belleza bajo el peso de tres hijos y un engaño? El aceite va quemándote las manos y te quiere quemar el alma entera, esa angustia trata de colarse, en vano sacas fuerza de un misterio y la hechas fuera, quisiera hacerte una canción de amor cualquiera.”

Cualquier lugar es el centro del mundo, cualquier amor es esencia es verdad, cualquier humano es el más importante, cualquier momento es una eternidad.”

Cada sol que amanece me enseña maravillas, un minuto de vida es más que bendición, cada día me sorprende con regalos sencillos con el sol de un abrazo aprendo una gran lección, si hasta el árbol más grande una vez fue semilla a cada esfuerzo algún día le llegará su canción.”

CUALQUIER LUGAR ES EL CENTRO DEL MUNDO CUALQUIER AMOR ES ESENCIA Y VERDAD CUALQUIER HUMANO ES EL MÁS IMPORTANTE CUALQUIER MOMENTO LA ANSIADA ETERNIDAD

Cuando vivo el momento puedo amar y entregarme el poderme reír de mí mismo es vivir. Si vivo agradecido no puedo preocuparme, hay mil cosas de las que puedo prescindir.”

Vengo de un país pequeñito y quizás mi voz es un punto del mapamundi, un puntito verde. Pero finalmente cuando empezás a viajar con tu música, empezás a compartir, te vas dando cuenta que tenés muchísimo más en común con el resto de los seres humanos, por más lejos que vivan.”

Lo entrevisté por primera vez en el 2012 en Roma, en el marco de un concierto de dos días organizado por el Instituto Italo latinoamericano, en lo que era el evento Primavera Latinoamericana. Al pedirle un saludo a los hondureños, que viven en Honduras y todos los que hemos emigrado nos dijo:

Les mando un abrazo grande y que sepan que cuando ando cantando y contando cosas del país trato de hacerlo con mucho amor. Somos un país que en este momento, en el momento histórico que atravesamos, necesita el país, es como un madre que necesita cariño, que necesita mucho amor, necesitamos recuperar esto de tenernos cariño, de cuidarnos, de cuidarnos los unos con los otros. De hablar sobre lo bueno porque sobre lo negativo ya todos lo sabemos, la gente se expresa. Y a mí me toca esta parte de llevar un poquito de esperanza, de contar nuestras cosas, y que sepan que cuando lo hago lo hago con mucho cariño. A nuestra gente emigrante, pues un abrazo y como siempre les digo, sepan que a ustedes no los olvidamos. Y que ustedes de alguna forma son como el motor de nuestro país, después de todo y les mando un gran abrazo y un agradecimiento por serlo.”

Dedicado al gran admirado y respetado amigo de Honduras y hermano mío

Patricia Ynestroza

10
Foto de Guillermo Anderson
11
Foto de Guillermo Anderson
12
Afiche última gira

 

AFICHE GUILLE
Afiche concierto en Roma

 

 

 

2 comentarios en “Un Ángel en el cielo. Apología de un cantautor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s