Hacia una “cierta normalidad”

Italia abrirá las puertas de sus iglesias a los fieles a partir del 18 de mayo. Según lo acordaron la Conferencia Episcopal Italiana (CEI) junto a el Primer Ministro,Giuseppe Conte, y por la Ministra del Interior, Luciana Lamorgese.
Entre las medidas que se adoptarán, destaca la distancia de seguridad y el saneamiento de lugares y objetos. En particular, el Protocolo indica que la capacidad máxima del lugar de culto debe garantizar la distancia entre las personas por “al menos un metro lateral y frontal”, o sea entrarán menos fieles en las iglesias.
En la entrada de las iglesias, el agua santa seguirá vacía, así como el intercambio del gesto de paz todavía se omite, se hará un inclinación sin moverse de su lugar, tal vez. Además, aquellos que van a la iglesia para celebraciones litúrgicas están obligados a usar una mascarilla que cubra la nariz y la boca, mientras que aquellos que tienen síntomas de gripe o respiratorios, con fiebre igual o mayor a 37.5 grados o que han estado en contacto con personas con coronavirus, la entrada a lugares de culto está prohibida.

 

Poco a poco nos acercamos a una “cierta normalidad”, pero creo que aún cuando lleguen las vacunas de todas las partes donde las están haciendo, y toda la humanidad estemos vacunados…. ja! parece fácil. Las filas también para esas vacunas…..
Mientras, seguiremos en esta medio normalidad, siempre con distanciamiento social, mascarillas y guantes….
Hoy fui a la Radio, ya pusieron en la conserjería, vidrios separadores entre los conserjes y el público…

 

Desde el lunes, hay carros, aún no hay ese tráfico contaminante que siempre caracterizó a las grandes ciudades, a mi Roma querida. Todos caminando, paseando, haciendo deporte, en carros, vendiendo, comprando…. con mascarillas y guantes…

 

 

 

Como decía en la foto que hice del Auditorio Conciliazione… acá abajo que acompaña mi texto, el mundo del arte y del espectáculo es el último que abrirá sus puertas físicamente al público…. y cuando lo hará como todos los lugares públicos, tendrá un número reducido tal vez a la mitad, del público que tenía antes… porque hay que respetar el distanciamiento social.
En efecto hoy VaticanNews publicó la noticia sobre la reapertura de los Museos Vaticanos. El Secretario General de la Gobernación de la Ciudad del Vaticano, Mons. Fernando Vérgez, dijo, refiriéndose a la modalidad virtual en la que todos los museos tuvieron que convertirse, debido a la pandemia: “La virtualidad nunca puede sustituir a la realidad”.
Tiene razón, traté de ver algunos museos en algunos links que me llegaron, muchos de museos que ya he visitado, y la verdad, me daban ganas de llorar. Claro, estábamos en plena cuarentena, y pues era lo menos peor…
Así como ya, el 18 de mayo podremos asistir a ¡Misa!!! ¡no lo puedo creer!! no veo la hora de recibir la comunión, y no seguir ¡rezando la comunión espiritual! Cuánto nos tuvimos que ajustar…. para evitar el contagio y contagiar…
Decía, así como ya dentro de 10 días podremos asistir a las iglesias, también dentro de poco, podremos relajarnos delante de un precioso cuadro, o cerrar los ojos y escuchar un maravilloso concierto, o mientras, vemos un espectáculo de baile, sentiremos de nuevo los pies que bailan también, y sentiremos que la música retumba dentro de nuestros corazones, no importan si lo hacemos distanciados entre nosotros, con mascarillas y guantes.
Mons. Vérgez, dijo que “Miramos hacia adelante con confianza”. Pronto se reabrirá al público en condiciones seguras y con reserva.
Las visitas virtuales deben ser potenciadas, pero “tenemos una gran necesidad de la realidad, una desesperada necesidad, señaló, no olvidemos que lo que vuelve vivos a los museos son las personas, y sólo la experiencia real del museo vuelve las personas vivas. La virtualidad nunca podrá sustituir a la realidad: para disfrutar del arte se necesitan ojos y corazón”. Lo afirmó el obispo en entrevista.
¡Una gran verdad!!

Otra anécdota más. Aurelio y Guillermo, dos hermanos

Aurelio Martínez, tuvo con Guillermo Anderson una relación linda, bien estrecha. Fueron como hermanos.

Al hablar con Aurelio, me lo confirmó:

“Guillermo para mí fue como un hermano mayor con el que compartimos música y artes, hay tanto que contar de mis vivencias y anécdotas con Guillermo, pero la última es que conmigo tocó la última vez su guitarra en su casa y con su familia, cuando hacíamos preparación para un concierto en su honor y fue la última vez que hablamos”.

WhatsApp Image 2019-09-13 at 16.32.22
De las últimas que estuvimos en mi casa en la ceiba es mi madre María T Martínez, Guillermo y yo.

Guillermo sigue en los recuerdos de su familia, y de quienes lo conocimos, y cultivamos con él relaciones de amistad y de trabajo.

“Guillermo nunca morirá en mis recuerdos y mi corazón porque con él aprendí mucho y porque su aporte para todos los que por a o por b lo conocimos sabemos cuánta pasión tenía por lo que hacía, por lo menos a mí me contagió con ello”.

WhatsApp Image 2019-09-13 at 16.32.23
En el estudio mi Compa Ing. Víctor Arzú, Guillermo y yo

Guingue seguirá aquí conmigo por siempre.

Aurelio Martínez:

A través de su voz, el ritmo de las percusiones y su guitarra, Aurelio Martínez lleva al mundo el sabor, música y cultura de los garífunas, poniendo en alto el nombre de Honduras en cada escenario que se para. Este orgullo catracho es uno de los artistas más talentosos de Centroamérica.

En 1989, fundó junto con Guillermo Anderson y Lucas Calderón, el grupo Colectivartes. También, en el mismo periodo nació el grupo de música y danza tradicional garífuna llamado Lita Ariran. Luego, pasó a formar parte de la orquesta Los Gatos Bravos, realizando giras en el extranjero, especialmente en los Estados Unidos.

Fue ahí en donde tuvo la oportunidad de compartir escenario con grandes artistas como Óscar de León, Celia Cruz, el Grupo Niche, y de participar en festivales como el de la Calle Ocho de Miami.

De esta manera, se invitaba a varios artistas de Europa y Estados Unidos de América a realizar una serie de proyectos culturales en La Ceiba. El proyecto que más sobresale en esa etapa fue el espectáculo de danza teatro y música “Sabor a Sombra” basado en la poesía del ceibeño Nelson Merren. La obra, con coreografía del hondureño Julio Siliézar, combinaba, teatro, danza y música y fue presentada en La Ceiba y en la temporada de teatro de la compañía “La Fragua” en la ciudad de El Progreso y en el Teatro Nacional Manuel Bonilla. Eventualmente la actividad se mantuvo con artistas locales.

Solidaridad y esperanza en medio de la pandemia

WhatsApp Image 2020-04-20 at 17.24.55

En tiempos de Covid19, la salud y la economía se ven duramente afectadas. A nivel mundial hasta el lunes 20 de abril, el total de casos confirmados son de dos millones 365.638 y muertos: 165.640.

El Coronavirus, a nivel mundial no sólo afecta a la salud; la economía también está sufriendo las consecuencias. En Honduras el coronavirus ha avanzado tanto, que la prioridad actual es detenerlo, sobre todo en algunos departamentos como Cortés.

Pero también, con la cuarentena, es urgente pensar en cómo proteger los empleos y la inversión. En tiempos de pandemia, también el arte se ve afectado. No hay conciertos, ni muestras expresivas artísticas. Sin embargo, desde que comenzó esta emergencia sanitaria mundial, cantidad innumerables de artistas por medio de las redes sociales, inigualable aliado, han ofrecido conciertos, algunos gratis, otros solicitando una contribución. Pues los artistas, muchos de ellos, viven del y para el arte.

2005
Jackeline Espinal con el manager Manuel López y Carlos Umaña

 

El arte y las humanidades proporcionan un esparcimiento que alivia la cotidianeidad, pero sirven, además, para algo bastante más importante: nos ayudan a desarrollarnos como personas y refuerzan los lazos que nos mantienen unidos como sociedad.

Digo todo esto porque hoy hablaré de una chica, de nuevo de nuestro grande Guillermo Anderson, y de nuestro país.

Jackeline Espinal es una gran cantante en Honduras, hemos hecho amistad, por Guillermo Anderson. En esta serie, que estoy haciendo desde el año pasado sobre anécdotas de amigos y músicos que trabajaron con el gran Maestro y que me han ido comunicando, y es así como hemos ido platicando con Jackie.

Jackeline Espinal conoció a Guillermo cuando éste llegó a su colegio a cantar. Ya, es que los jóvenes, los niños, la escuela, la educación, son parte de los fuertes objetivos que siempre acompañaron a Guillermo. Uno de sus últimos deseos era crear una ong, donde se trabajara con los jóvenes y los niños, por medio de la educación, enseñarles los valores de la naturaleza, y descubrir sus vocaciones artísticas y hace lo posible para resaltarlas y así estos chicos encontrarían un aliciente para buscar un mejor futuro, para ellos y para su país, Honduras, que tanto quiso Guillermo.

1
Festival de teatro de Bambú y Jackie invitada en el escenario

Y Guillermo, amaba ir a las escuelas, ofrecía conciertos, intercambiaba con los chicos. Se sabe además de sus libros infantiles, que escribió, inculcando los valores morales y patrióticos, donde además se crea un amor y una comunicación directa con la naturaleza.

Jackie, me cuenta, que luego de verlo cantar en su colegio,  conoció de persona a Guillermo, por medio de otro artista, Guayo Cedeño, uno de sus guitarristas. “Yo amaba la música y seguía a Guillermo por sus canciones y me ponía a bailar porque nadie se atrevía, entonces empecé subiéndome al escenario”, me cuenta Jackie, luego comenzó a cantar con Guayo Cedeño, y después hizo parte de coros.

Después de haber cantado por diez años, haber hecho una pausa, ha regresado a cantar. Tiene un proyecto musical, donde retoma música inédita, y  resalta canciones catrachas de antaño.

Una iniciativa en tiempos de Covid19

Y aprovecho, este momento, para promocionar una iniciativa que está organizando Jackeline: Es un evento tipo Telemaratón, donde se promocionarán los Go Fund Me de los Hospitales que están atendiendo a pacientes con Covid 19. Con un vasto número de artistas, que, desde sus casas, ofrecerán su arte para esta noble causa. Desde el 2 de mayo, la hora aún se tiene que organizar, habrá entrevistas a especialistas, y se buscarán un apoyo de los catrachos que estamos en el exterior, en la diáspora. Más adelante, Jackeline me mandará más información que la pasaré por mis plataformas.

 

 

 

Y hablar de Guillermo es bueno en cualquier momento, sobre todo en este tiempo de angustias, de miedos, de incertidumbre, donde se combate el coronavirus, pero puede surgir otro virus el del egoísmo indiferente, como dijo este domingo el Papa Francisco. Hoy, más que nunca es urgente construir puentes de diálogo, de concientización, de mediación, de solidaridad hacia los más vulnerables. No puedes ni debes salir de casa, pero cerca de tu casa, no te has dado cuenta y puede ser que hay alguien que necesite tanto de ti. Un vecino anciano, que está solo, una familia que se han quedado sin trabajo….

photo_2020-04-20_09-00-50

Para Jackeline, Guillermo era un gran amigo, consejero, era “su padrino musical”. Siempre la empujó a los escenarios, porque sabía que tenía talento y no dejaba de darle consejos.

Guillermo tuvo siempre una palabra de aliento, un consuelo, un consejo para quien significara algo en su vida, su familia, sus amigos, sus músicos, su Ceiba, su Honduras.

WhatsApp Image 2020-04-20 at 07.45.41

Jackie me cedió dos chats, que demuestran ese don de gentes, esa atención, esa dedicación hacia quien estaba pasando por algún aprieto, sea el que fuera.

Después de algún concierto, Guillermo disfrutaba el final de la noche, cantando, charlando, disfrutando del momento… Y era un ritual en el que participaba casi siempre Jackeline.

Guillermo nunca se separaba de su celular, pues o comunicaba sus aventuras a sus amigos, o hacía alguna foto o un video de su celular, para no perderse el momento que la vida le ofrecía.  Un compartir con algún amigo, un conocer nuevos mundos, o simplemente gozar de las maravillas de la naturaleza.

En estos tiempos, como dice Jackie, se necesita tanto, los mensajes de paz de Guillermo, esa sonrisa despreocupada, esa tranquilidad extrema para afrontar cualquier situación. Esa luz en medio de tanta oscuridad y preocupación, es muy necesaria.

La importancia de no tomar parte en una discusión, y lo que significa, para llegar a un punto neutro. Una de las grandes enseñanzas suyas, Guillermo enseñó a sus amigos y músicos a construir puentes entre las opiniones de las personas, construir lazos de conexión y puntos de unidad. Luchador por la justicia, la hermandad, energía positiva. Su lucha, su revolución, se escuchaba en cada canción que escribía. Alí se aprecia la verdadera revolución en pro de un mejor futuro para su querida Honduras. Había que darle mucho amor a Honduras, dice Guillermo Anderson en cada canción, y como dice Jackie Espinal, hay que volverse a enamorar de nuestra Honduras.

Jackeline me cuenta que Guillermo siempre luchó para que desde “casa” se triunfara, nos hacía ver que nuestra “trinchera” era Honduras, y que teníamos que luchar por ello. Y lo decía por medio de sus canciones como esta: Un país mejor.

Un País Mejor, Guillermo Anderson

Un país mejor. Letra y música de Guillermo Anderson

Yo sé que estos días las noticias,

son pocas las que traen optimismo

que como muchos, dice usted lo mismo,

aquí las cosas no van a cambiar,

no crea que no tengo mis momentos,

de gran tristeza y sufro el desconsuelo

de ver a los que abusan de este suelo

con menosprecio y cínica maldad.

No se le olvide,

que en esta tierra es más la gente buena

que aquella que le trae dolor y pena,

no se le olvide

que somos muchos más los que creemos

que con amor y trabajo

crecemos que aún tenemos mucho más que dar.

Yo sé que cuando ve tanta injusticia,

el corazón le hierve hasta explotar,

siente que sus esfuerzos desperdicia,

queriendo hacer de éste un mejor lugar,

no crea que soy ajeno a lo que siente,

a veces esto está para llorar,

pero hay algo en el alma que es más fuerte,

y un paso que no quiere echarse atrás.

No se le olvide, que en esta tierra es más la gente buena,

que aquella que le trae dolor y pena,

no se le olvide que este es su lugar.

No se le olvide, que somos muchos más los que creemos,

que con amor y trabajo crecemos,

que aún tenemos mucho más que dar.

Un país mejor, que en el campo no se apague,

la esperanza del país.

Un país mejor, las manos del optimista

Siembran un mejor país

Hacia un mejor futuro es

La que cuida su niñez

Yo sigo exigiendo un país mejor

Vivienda pa el que trabaja

Para la salud los hospitales

Luz poca pa la avaricia

Fuente de todos los males

A todos nos corresponde

Por un pueblo que responder

Una vez más esta canción nos recuerda, el esfuerzo que tenemos que hacer todos con todos. Todos por un mejor país. Como expresó Jackie en estos momentos, Guillermo estaría inyectando tanta esperanza en el pueblo.

WhatsApp Image 2020-04-20 at 07.54.08

“Hay situaciones y decisiones que dependen sólo de nosotros y en las cuales estamos total y absolutamente solos. En ese momento crucial, sólo de nosotros depende decidir, encender o apagar una vela para siempre”.   Guillermo Anderson.

“Retomar recuerdos con Guillermo sirve para recordar que aún hay mucho que demostrarle hasta el cielo, que me puse las pilas, y que lo hice”. Jackeline Espinal.

 

Otra anécdota más. Son siempre mensajes positivos

Concierto en Japón 2008: Guillermo Anderson con una parte de su banda musical.

WhatsApp Image 2019-08-16 at 20.48.55WhatsApp Image 2019-08-16 at 20.48.57 (1)

 

En estos tiempos de pandemia, en que espero estén todos en casa, soportando este sacrificio, no sólo por ustedes, o sus familiares, sino por cada uno de esos héroes llamados médicos y personal sanitario, que están dando su vida por salvar vidas afectadas por el coronavirus. Si estuviera vivo Guillermo Anderson, ya ratos hubiera enviado mensajes, pidiendo que se queden en sus casas, por el bien no sólo de ellos sino también del resto de la población.

Recordando anécdotas que vivieron los músicos que acompañaron a Guillermo en sus giras y conciertos, no podían faltar Carlos Umaña, bajista de Guillermo y el baterista Melvin Maldonado.

Hablar de estos músicos, es recordar que hoy día ellos representan esa parte fundamental de Honduras, la música. La música tradicional fusionada con diferentes ritmos, como hacía nuestro Maestro Guillermo Anderson.

Carlos Umaña me habló de la Casa del Jazz en Honduras, esa Casa cultural, donde los ritmos recorren el ambiente, y dejan soñar a los presentes, disfrutando piezas musicales sin igual. Desde el 2018 se creó este pequeño espacio como me dijo Carlos, pero donde cada vez que hay un concierto pareciera que el espacio se extiende….. lo suficiente para hacer vibrar los corazones.

WhatsApp Image 2019-08-25 at 16.20.22

Carlos Umaña, es uno de los fundadores de La Casa del Jazz, en un artículo, Carlos había explicado que la creación de la Casa de la Cultura en Tegucigalpa, nació como un deseo de ampliar la cultura de la música en el país y a su vez despertar el interés en aquellas personas que aún no saben de este nuevo escenario.

Carlos Umaña al despedirse en el funeral de Guillermo Anderson dijo: “Vete tranquilo, que nosotros tenemos la herramienta que nos has dejado para amar a este país”. Así es, quien tuvo la dicha de conocerlo, puede decir hoy día que Guillermo dejó sembrada una semilla de amor, de humanismo, de positivismo en cada uno.

Carlos Umañan y Guillermo Anderson

Carlos me envió su anécdota con Guillermo, una de las tantas. Y la empieza diciendo que Guillermo siempre estaba en sus músicos, tratando de inyectar el gran mensaje: tener humanidad, tener el respeto por el trabajo y la dignidad de la gente. Carlos Umaña nos lleva al 2008, en Japón, su primera gira en ese país, donde una vez más hizo ver su humildad, su humanidad hacia todos, todos los que de una u otra manera hacían posible que se realizara un concierto.

Guillermo Anderson, un ser humano extraordinario, limpio por dentro y fuera, transparente. Carlos Umaña habló de sus doce años trabajando juntos, donde nunca lo vio con drogas, jamás habló más de nadie, ni mucho menos denigró a nadie. Un gesto de Guillermo hacía esa señora causó una fuerte impresión en Carlos Umaña. Al ver una vez más ese gran sentido de humanismo suyo y de agradecimiento por todo lo que le rodeaba, Carlos me dijo que Guillermo le enseñó a ser una persona que valora los principios de la humildad, los principios de la honestidad. Y en este caso, del agradecimiento por las pequeñas cosas que suman mucho, y que gracias a ellas es posible tener un gran concierto. Le enseñó a amar y respetar mucho más a su país, Honduras.

También hablé con el baterista de Guillermo Anderson, Melvin Maldonado, quien me mandó un audio de Popo Ariola, donde cuenta su experiencia musical al haber trabajado con Guillermo Anderson. Además, Melvin me envió esta foto donde aparece el gran Popo y Chichi Man, una  foto que creo dice mucho de la música de nuestro país.

WhatsApp Image 2019-08-17 at 08.24.59
El Maestro Chichi Man y el tambor requinto Popo Ariola

La suerte de tocar el sax con tu ídolo

WhatsApp Image 2019-08-19 at 21.16.37

 

Para todo artista hondureño, escuchar música de Guillermo Anderson y seguir sus notas musicales en el instrumento que toca o cantar su canciones,  era y es una gran emoción. Además, al dedicarse a los niños, cantando piezas para ellos, Guillermo hizo que muchos chicos crecieran cantando sus canciones. Es y será un gran Maestro. Un Señor lleno de humanidad.

Hablando con el abogado y músico, Luis Bustillo sobre algunas anécdotas que me quisiera contar de cuando trabajó con Guillermo me dijo: Tengo tres anécdotas con Guillermo Anderson que son las principales.

En la primera, lo invita un día el músico Carlos Umaña a tocar con Guillermo en el Parque Central de Tegucigalpa. Y Luis me cuenta que Carlos le dice:

“Necesito que hagas coros y que toques el sax -le contesté muy bien-  fui al evento y todo, me presentaron a Guillermo, empezó el show y a la segunda canción ya no pude contener mis lágrimas de la emoción porque yo soy fan suyo desde que era un niño. Hasta ese momento, realmente no entendía la magnitud del fanatismo que tenía por su música y por todo lo que él representaba. Y en esa segunda canción empecé a llorar de la emoción al caerme ‘el veinte’, que estoy parado en el mismo escenario con Guillermo Anderson, haciendo coros y tocando el saxofón para él.  Fue una anécdota maravillosa que cuento siempre, pues no todos los días tenemos la suerte de tocar con nuestro ídolo. Y a mí se me cumplío ese sueño”.

Guillermo siempre buscó alentar a quien tuviera un talento a desarrollarlo para seguir adelante y tener un futuro.  Hizo lo mismo con Luis Bustillo, le insistió para que sacara un disco.

Y así fue, en el 2015,  Luis lanzó su primer disco que se llama  y yo te ví.

Canción de Luis Bustillo. Y yo te ví

“La última anécdota que yo recuerdo con Guillermo que fue algo muy bonito porque quien puede pensar que un Maestro como él, le va a pedir un consejo a alguien como yo”. Así me sigue contando Luis, otro de sus momentos con Guillermo. En esta anécdota, Guillermo Anderson le expresa su preocupación porque en su gira por Japón, hará 30 conciertos y no sabe si su voz aguantará tanto trajín.

Luis le compartió a Guillermo lo que aprendió en un curso con un foniatra, que aconsejó que el único remedio para cuidar la voz es beber pequeños tragos de agua. Pequeños sorbitos de agua, para humectar constantemente las cuerdas vocales.

“Pues Guillermo Anderson se fue a Japón y todo, hizo su gira, y cuando regresó le pregunté cómo le había ido, y mientras yo le estaba preguntando él agarró el bote de agua, y me dijo: mirá, no tuve ningún problema, el agua fue el secreto”.

Estas tres conversaciones fueron quizás tres momentos que  nunca olvidaré del tiempo que trabajé con él, me dijo, Luis Bustillo.

Acá les va otra pieza de este gran cantautor:

Luis Bustillo: Tú y Yo

Guillermo Anderson: tremendo ser humano y tremendo músico

La siguiente anécdota, me la da Javier Pineda. Este médico y guitarrista, que desde siempre admiró la música de Guillermo Anderson, y la casualidad, o el destino, quiso que trabajando en el hospital Ceibeño, se encontrara tocando en una ocasión con el hermano de Guillermo, Patrick.

“En varias ocasiones tuvimos la oportunidad de tocar con Patrick y un día acompañé a Guillermo en una reunión de amigos, luego me invitó a formar parte del grupo”, aseguró. Javier me cuenta que Guillermo le bromeaba, y le decía: “verdad Javier que a vos tus papás te dijeron: estudia medicina por si las dudas…”. Pues claro no siempre se acepta en nuestras sociedades, que los hijos decidan el camino del arte…

En las palabras de Javier siento dolor y nostalgia por la pérdida de uno de sus artistas que tanto admiró y que lo influenció en su estilo musical.

Página Facebook de Javier Pineda

Uno de sus álbumes de la página de Facebook de Javier Pineda lo llamó influencias, por los guitarristas que le influyeron musicalmente como George Benson, Eric Clapton, Bob Marley y varios por allí, y está la foto de Guillermo.

Javier Pineda me cuenta que, ya desde que comenzó a trabajar con Guillermo, desde el inicio, le impresionó su calidad humana.

Para Javier Pineda este gran artista “estaba para más, pero lo más importante es que conociendo a Guillermo como yo lo conocí, dijo,  en esos doce años, él fue feliz”. En el audio que me mandó habla sobre el dolor que aún alberga en el corazón de su familia. Su esposa en agosto  le comentaba cómo aún después de todo este tiempo, aún hace falta el gran Guillermo Anderson.

 

for replay.jpeg 

 

con ese tesoro.jpeg

Una última anécdota de Javier, me dice que otra vez en Tegucigalpa, iban a filmar para un dvd de Guillermo Anderson, en Plaza San Martín, Pineda acababa de regresar de Miami de ver a Eric Clapton, un concierto, dijo, “de uno de mis mayores héroes musicales. Cuando estamos tocando, en vivo en la grabación del dvd, se me acercó Guillermo siempre con su sonrisa, pues nunca sacaba a nadie de sus casillas, y me dijo al oído: “Javier, Javier.. Estás tocando muy agresivo, como que te hizo daño ver a Eric Clapton, ya se te está olvidando la onda africana que es lo que hacemos”, me dijo, “venís muy agresivo, pero no te culpo”, riéndose y reclamando con una manera muy peculiar, muy inteligente”, muy suya, me dijo el galeno y músico, Javier Pineda, recordando con tanto cariño a nuestro Guillermo Anderson.

Honduras le debe a Guillermo Anderson

Siento que es necesario, seguir con esta serie de anécdotas de quienes estuvieron con Guillermo Anderson. Si no se le recuerda, sino se mantiene viva su memoria, quedará en el olvido.

Quienes estuvieron trabajando con él en su producción musical, insisten que creó una escuela, una escuela que por ahora permanece tácita, sobreentendida, pero creo que debería convertirse en algo concreto. Llegar a entender lo que componía, y su estilo de vida y musical, y así crear una escuela que siga su método. Un método que va más allá de simples notas musicales compuestas en uno o diferentes ritmos, el método de Anderson, era una estilo de vida, un ver la vida desde sus pequeñeces, y darles su valor. Es sentirse pequeño y humilde ante lo grande de la Creación, y de consecuencia, dar siempre Gracias.

Quien sabe si creándose esta escuela: Los consejos de Guillermo Anderson, no salen de allí seres humanos mejores, buscando lo mejor por su patria, dando lo mejor “En mi País”.

“Guillermo me acompañó y me sigue acompañando en toda mi trayectoria como cantautor, definitivamente para tocar fuera de Honduras el me dio el primer gran impulso y me lo siguió brindando hasta cuando en ese 2016 nos dejó, ese año pude disfrutar de él, sus pláticas, sus consejos. Esta es una de mis anécdotas, de nuestro querido Maestro Guillermo Anderson, que para mí, es el mejor cantautor que ha “parido” esta tierra de Honduras”.

Así me contaba Alberto Laínez en una de sus anécdotas que contaba sobre su amistad y admiración hacia Guillermo Anderson. Después me contó sus últimos momentos con el Maestro, ese 2016, cuando llevaba una lucha terrible contra el mal, contra el cáncer.

anecc81cdota-de-alberto-laicc81nez-.m4a