Siempre una anécdota con Guillermo Anderson

Una anécdota con mi gran amigo y hermano Guille. En los últimos cuatro años que lo representé en Italia, siempre admiré en él su humildad. En sus fotos que me mandaba me decía, imagínate yo un hondureñito paseando por estos lugares monumentales, conociendo personas increíbles. Con toda su profesionalidad, su genio, su don de gentes, jamás se presentó con pre potencia, soberbia ni mucho menos. Y esta humildad suya lo hizo más grande aún.

En uno de sus viajes lo llevé a los Jardines vaticanos, después de haber asistido a una Audiencia General del Papa Francisco. Disfrutó y estaba feliz de poder asistir al evento del Papa y luego visitar estos bellos jardines.

Siempre me bromeaba porque estaba trabajando en el Vaticano. Por ejemplo, si teníamos problemas de comunicación por teléfono, tal vez decía que seguro tenía que ver el Vaticano…

En Semana Santa en una conversación nuestra me preguntó si ya estaba caminando en la procesión del Viernes Santo. Le dije que no que ese año, era un año pagano, nos íbamos con la familia al mar…

Su respuesta en el chat fue: Q barbaridà debería ser obligación para empleados del Vati!!!….. Pera q se dé cuenta el Papa.

Me hizo reír, y me contó que él estaba memorizando su parte de ¡Pilatos para el Vía Crucis!  le dije, por qué ¿Pilatos?, bueno, es que la otra opción era Judas Iscariote…

O a veces le preguntaba qué estaba haciendo si estaba componiendo alguna canción, me respondía: Estoy haciendo mandados para la casa, ando en busca de Casabe. Y me envió luego la foto donde se ve entrando en casa con el Casabe Garífuna.

11227859_10206491007690108_7357566117416510332_n

Siempre caminó con calma, ni siquiera en medio de un concierto, los nervios lo dominaban, siempre con calma resolviendo cada situación. A veces le pedía las partituras para que los músicos en Italia practicaran sus canciones. Yo soy un terremoto, haciendo mil cosas a la vez. Lo sacudían mis chat: Guille no se te olvide tienes que mandarme antes de venir a Europa….. esto y ….. esto …….  y esto….. trataba de seguir mi ritmo, me respondía, ok, si ya va…. Ya voy…. Al final todo llegaba…. Y todo salía de maravilla.

885584_10206502005045035_580810198969491268_o

Guillermo es de todo su pueblo Honduras. Le pertenece a cada hondureño en Su País, y en la diáspora.  Siempre, con su humildad y su sonrisa cálida, que inmediatamente te hacía sentir en confianza, para poder compartir con él, desde una foto juntos ¿hasta por qué no? Una copa de vino y charlar cualquier tema, porque dentro de él siempre existía esa curiosidad infantil, de querer aprender de los demás, de nuestras vivencias, nuestras experiencias y nuestros conocimientos. Porque como el mismo lo dijo, aprendía de cada uno de nosotros, éramos su fuente de inspiración. Siempre caminando por el mundo con su guitarra colgando de su espalda, y sus planes y proyectos bajo el brazo.

Seguiremos contando anécdotas de los amigos y quienes estuvimos cerca de nuestro Guillermo Anderson

 

 

Que tu legado permanezca siempre

Hace una semana se cumplió el tercer año de la muerte de un gran Ser Humano: Guillermo Anderson.

Nos dejó huérfanos a tantos, muchos extrañamos, sus canciones que eran una poesía positiva que velaba por la naturaleza, por los niños, los jóvenes. Una poesía que encontraba tantos valores en nuestro país, Honduras, como decía su canción: En mi País. Una poesía que recordaba cuánto era importante la educación para ser libres,

Guille eran tantos tus proyectos, muchos ya habías comenzado: incentivar la educación, salvar a jóvenes de las Maras y del narcotráfico, que está a la orden del día en tu Ceibita la bella. Lo estabas logrando, Te habías ido a los barrios garífunas, y habías comenzado a dar seminarios a los chicos para  enseñarles percusión garífuna y darles lecciones de música.

Querías tanto fundar una Asociación que promoviera la música y la educación para los niños y jóvenes de tu Honduras, fue uno de los temas de nuestra última conversación, me había prometido buscarte los contactos para hacerla realidad.

14 discos tuyos son un ejemplo a seguir para cada uno de nosotros, llenos de valores morales, espirituales, cívicos. Nos dejaste un legado que no debemos meter en el baúl de los recuerdos, no es justo que todo tu camino por mejorar tu país, con tu música sea enterrado contigo.

Tu profesionalidad, tu carisma, tu humildad, tu don de gentes, tu genio musical, hacen de tí un modelo a seguir. Que tu música y tu concepto de la vida siga en las escuelas como lo quisiste tanto, que siga en las universidades, que se estudie tu ritmo musical, las letras de tus canciones, y que se interpreten de diferentes maneras. Sólo así tal vez podremos ser todos un poco mejores personas.

Quiero dedicar a partir de ahora en este blog, anécdotas, mías, de tus amigos y de quienes te acompañaron en tu recorrido musical, que hacia parte fundamental de tu vida.

Eres legendario, porque, como decía un amigo y seguidor tuyo, Oscar Hernández, para la gran mayoría del pueblo hondureño, sin diferencias de edad, status social o gusto por género musical, eres parte del folklor nacional. Tus canciones para la diáspora son un himno para todos nosotros. Creo es justo decir de ti, como bien me lo recordó Oscar: Guille “Que tu leyenda perdure por siempre”.

su discografia:

discografia de Guillermo Anderson

311680_10200670844389663_1624106737_n