Mary Simon, la primera gobernadora indígena de Canadá encuentra al Papa

El Papa Francisco ha llegado a Québec desde Edmonton. En la «Citadelle de Québec» ha realizado la visita de cortesía al gobernador, que ha asistido a varias reuniones en los últimos días. Inmediatamente después, el Pontífice se ha reunido en privado con el Primer Ministro Trudeau y las autoridades civiles.

El Papa Francisco ha llegado a la ciudad de Quebec, tras un vuelo de unas cuatro horas desde Edmonton. Una sola cita marcará la jornada del Pontífice en la ciudad de la provincia oriental: el encuentro con las autoridades civiles. De hecho, el Papa visita próximamente la «Citadelle de Québec», donde realiza una visita de cortesía a la Gobernadora General de Canadá, Mary May Simon, en su residencia oficial. Inmediatamente después, ha sostenido una entrevista privada con el Primer Ministro Justin Trudeau, y a continuación un encuentro con las autoridades civiles, acompañado por representantes de las poblaciones aborígenes y miembros del cuerpo diplomático.

Canadá, Trudeau: “La reconciliación es responsabilidad de todos»

En su alocución durante el Encuentro del Papa con autoridades civiles y líderes indígenas en la Ciudadela de Quebec el primer ministro canadiense retoma las palabras del Papa y afirma “pedir perdón no es el final del asunto, es un punto de partida”. La gobernadora general del Canadá: los esfuerzos, coraje y resistencia de los indígenas “hacen de Canadá una nación más fuerte”.

El Papa: la Iglesia necesita sanación. Las madres y las abuelas ayudan a curar las heridas

Francisco participa con los indígenas en la peregrinación al Lago Santa Ana, donde celebra la Liturgia de la Palabra. En este lugar considerado sagrado, el Pontífice pide la sanación del pasado signado por los “terribles efectos de la colonización”.
Se presenta como «un peregrino», Francisco, a orillas del lago Santa Ana, lo que los Sioux Nakota llaman Wakamne, ‘Lago de Dios’, y los Cree, ‘Lago del Espíritu’. En estas aguas sagradas y turbias, desde hace siglos destino de las peregrinaciones de los pueblos indígenas de Canadá que se bañan allí para invocar la curación de la madre de María, incluso el Papa, que ha venido a celebrar una Liturgia de la Palabra, implora la curación de Dios.
La curación de la memoria, de un pasado marcado por los «terribles efectos de la colonización» y el «dolor imborrable de tantas familias, abuelos y niños». La curación de un presente que ve a los ancianos en riesgo de soledad y abandono, «pacientes incómodos» a los que, en lugar de afecto, «se les administra la muerte», jóvenes anestesiados por el entretenimiento y los teléfonos móviles.

Canadá. Francisco exhorta a custodiar la historia para construir un futuro mejor

En la prima Misa que celebra de manera publica en este viaje apostólico el Santo Padre reflexiona con la imagen de San Joaquín y Santa Ana para enaltecer la herencia que la sociedad recibe de los abuelos.

La “peregrinación penitencial” del Papa Francisco tuvo este martes, 26 de julio, una estación en el Commonwealth Stadium, de Edmonton (Canadá), para la celebración de la Eucaristía en la fiesta litúrgica de San Joaquín y Santa Ana: “abuelos de Jesús”, exhortando a “ser hijos de una historia que hay que custodiar” y “artesanos de una historia que hay que construir”.

El Santo Padre fue recibido calurosamente por más de 50.000 fieles, dando un recorrido con el papamóvil, saludando y bendiciéndoles. Participaron también autoridades civiles, y miembros de las comunidades indígenas canadienses, a quienes dirige de manera especial este viaje apostólico.

Un líder de las Primeras Naciones: El del Papa, un gran gesto de humildad y valentía

Desde hace años, el jefe de la Asamblea Nacional de las Primeras Naciones, Phil Fontaine, agradece las palabras de Francisco a los pueblos indígenas: la curación y la reconciliación se consiguen mejor a través del perdón y aquí teníamos al Santo Padre pidiéndolo delante de nosotros.

https://bit.ly/3BkEgIoDesde ayer la Colina de los Osos será también la Colina de la Reconciliación. Una tierra antigua en la que se respira con sentido de veneración el aire y el suelo de los padres y antiguos Jefes, y como ayer también una tierra que lleva las marcas de un Jefe que vino desde lejos para pedir idealmente perdón de rodillas por tantas crueldades cometidas, que ni siquiera debieron ser imaginadas. Pues esto es lo que lee uno de los actuales líderes de las Primeras Naciones canadienses, Phil Fontaine, en las palabras y gestos ofrecidos ayer por Francisco en su primer encuentro con los pueblos indígenas en Maskwacis.

El orgullo de ser indígenas en una parroquia católica

El testimonio de Cándida y Bill, dos parroquianos de la iglesia del Sagrado Corazón de los Primeros Pueblos de Edmonton, acogió a Francisco en una comunidad inclusiva, mosaico de culturas, etnias y espiritualidad.

Designada como Parroquia Nacional Indígena de Canadá en 1991, se distingue por su servicio a los más pobres, por su apertura al encuentro entre el mundo de las tradiciones ancestrales y el de los inmigrantes que desde diversas naciones han poblado estas regiones a lo largo de los años.

Un mosaico de etnias

La iglesia del Sagrado Corazón comenzó como una parroquia de inmigrantes que llegaron a Canadá. Construida en 1913 en terrenos del Tratado 6, llegaron italianos, portugueses, españoles, croatas y, más recientemente, eritreos. A través del liderazgo del padre Gary Laboucane, un sacerdote oblato indígena, comenzó a expresar las tradiciones indígenas en el culto católico. Fue designada Parroquia Nacional Indígena de Canadá en 1991. En la actualidad, la iglesia del Sagrado Corazón de los Primeros Pueblos es una comunidad étnicamente diversa que incluye a las numerosas Primeras Naciones de Canadá, a los Mestizos, a los Inuit y a los católicos eritreos, así como a los residentes del barrio McCauley de Edmonton.

La prensa canadiense: ¿Qué cambia con la visita del Papa?


Con la llegada del Papa a Canadá, los informativos locales empezaron a dar amplia cobertura a los diversos acontecimientos de esta visita y a plantear preguntas decisivas para el futuro de las relaciones con las comunidades indígenas, víctimas de una colonización que ha ofendido la cultura y la tradición de los pueblos indígenas durante más de un siglo.

Los pueblos indígenas de Canadá, un caleidoscopio de lenguas y culturas

Las comunidades aborígenes que habitan el territorio canadiense desde hace miles de años constituyen una variedad de pueblos, con usos y costumbres diferentes. El viaje apostólico del Papa Francisco, que se desarrolla en el país norteamericano hasta el 30 de julio, está marcado hoy por el encuentro con estos pueblos