La Biosfera del Río Plátano

La Reserva de la Biosfera de Río Plátano está localizada en los alrededores de río Plátano en La Mosquitia, la región en la costa caribeñade Honduras. Tiene una extensión de 5250 km² y abarca tanto montañas como tierras bajas de selva tropical con una gran biodiversidad.1 2 3 La reserva ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad y Reserva de la Biosfera por la Unesco, en el año 1980.4

Guillermo Anderson estuvo 10 años visitando la Mosquitia y preocupándose de la biosfera del Rio Plátano. Hizo una producción completa sobre este tema y a partir de allí se dio a conocer tanto esa zona hondureña, finalmente el pueblo y los gobiernos comenzaron a poner atención a la biosfera del río Plátano, gracias al aporte de Guillermo Anderson.

protección Biosfera del Río Plátano

El Mar de Album Encarguitos del Caribe

Guillermo Anderson y los garífunas

Guanaragua

Cuando estoy con los ritmos garífunas si siento que estoy ofreciendo algo particular, algo que no es conocido y que sí es una personalidad muy propia. Voy a seguir componiendo, tengo muchísimos proyectos que tengo bajo la manga quiero hacer una antología de la canción hondureña, trabajos que tienen que ver con la obra literaria con la poesía hondureña. Un disco nuevo para niños.-y quizás abrir un camino en España o en un país de Europa donde se entienda lo que estoy cantando.” Guillermo Anderson

de su blog

…. “De todo esto vemos como muchos de los ritmos  de los pueblos y muchas danzas van resultando del trabajo diario y algunas veces de imitar los ritmos y sonidos de la naturaleza. Algo que vemos tanto en los pueblos africanos como en los pueblos indígenas americanos.

El ritmo mas popular actualmente de la cultura musical garifuna es la “Punta”. La punta es una danza que se hace en funerales de cuerpo presente. Esta danza se hace en circulo. Al centro esta un hombre y se acercan a bailar con el varias mujeres. Otro hombre ocupa su lugar y hace lo mismo. Se dice que el baile celebra la continuidad de la vida .

Danza en el wanaragua conocida también como el Yancunú . se dice que los garífunas aprendieron  este baile de los esclavos de las islas inglesas e hicieron su propia versión.  En esta danza , es el bailarín que le dicta al tamborista que hacer a diferencia de la norma occidental donde es la música lo que dicta que haga el bailarín.

El “Jungujungu” es un baile que reúne a las mujeres del pueblo a cantar al unísono . Es un baile de acercamiento de las mujeres del pueblo pero también del encuentro de las mujeres de un pueblo con las de otro.

La “parranda” es el género mas latinoamericano o hispanizado de la cultura garifuna. Interesantemente cuando los garífunas deciden poner acordes en sus canciones, se encuentran muy cómodos en los acordes menores.”

Extraído de la Conferencia que hizo Guillermo Anderson en Roma el 9 de octubre del 2015 en el Instituto Italo Latinoamericano. Con el tema:

“La Cultura Garifuna de Honduras y el ritmo Punta, un viaje musical e histórico de San Vicente a Sopa de Caracol” 

Guillermo hizo un recorrido por la historia y la música del pueblo Afro Indígena Garífuna de Honduras desde la Isla de San Vicente en las Antillas Menores hasta las costas de Honduras, donde se encuentra la mayor parte de su población que también se estableció  en Guatemala y Belice.

el baile de máscaras

Sigues aquí, estás presente

Río Patuca, Honduras querida

 

Te fuiste, pero estás aquí, presente, dentro de cada uno de nuestros corazones.

Ya pasaron tres meses  y tu recuerdo sigue en pie. Como alguien me dijo, llegaste a este mundo como un ángel, con el único objetivo  de hacer el bien, de amar al otro.  De dar todo de ti por el otro. Entregarte a tu prójimo.

En estos tres meses, se ha tratado de seguir adelante, porque esto es la vida. Y no estamos solos. Hay gente que nos rodea que nos quiere y necesita de nosotros.

Pero igual ya no estás. No hay viajes por el mundo caminando con tu guitarra colgada de tu espalda.  Ya no vemos tu página de Facebook y tu blog, contándonos tus experiencias.  Se han detenido. No hay más información desde abril o mayo. Esto tal vez nos sacude y nos devuelve a la realidad. Ya no hay mensajes tuyos a los tuyos, a nosotros tus amigos por whats app, preguntando cómo estamos, dándonos tu presencia. Regalándonos tus consejos.  Aún duele no tener más esa ancla que encontrábamos todos cuando puntualmente nos preguntabas como nos estaba yendo el día.

Hay quien dice que hay que dejarte ir, y hay quien dice que desde el Cielo ahora nos proteges.  Creo que al final, nos dejaste una misión a cada uno.

En lo que me respecta. Como manager tuya en Italia, me siento en deber de seguir hablando de tí en este blog. Para que tu recuerdo siga vivo. Tu música, tus proyectos, tus iniciativas en pro del prójimo, del medio ambiente, de tu país, deben seguir.

En lo que respecta a mi persona, también yo dentro de lo que pueda, buscaré proteger aún más de lo que ya hacía: al medio ambiente, las etnias, los niños y los jóvenes de mi país.

Tus consejos hoy marcan mi camino. Y tus consejos, que tal vez en vida no quise o no pude seguir, trato de seguirlos hoy.

Honduras te recuerda, Honduras te respeta. Honduras quiere seguir tus consejos, tus pasos.

“Valorar lo nuestro tiene que ver con la identidad y la autoestima. …  una identidad nacional débil, genera una autoestima pobre. Somos un país donde lo nacional no tiene apoyo, lo nacional no tiene respaldo. Y casi como que te van programando el chip de que lo que se produce en el país es malo. Es de mala calidad. Es un tema muy amplio el tema de la identidad y de la autoestima en este país, un tema que hay que trabajar mucho. Somos un país con un serio problema de autoestima.”

“Por muchos años mi  País ha sido asociado con la violencia, yo quisiera mostrar que es un país que tiene muchísimo más que contar, muchísimo más que ofrecer. Y mi trabajo quizás sea un reflejo de eso. Para mostrar una imagen más fresca y un lado mucho más humano de este país que se llama Honduras. De alguna manera yo salgo a trabajar como cantautor en un país donde hay muchísimas historias que contar, yo siempre me veo como llenando ese vacío que yo hubiese querido que existiera cuando yo me estaba formando.” Guillermo Anderson

 

de su blog sobre su excursión por el Patuca