La vita cos’è…

Una persona muy querida me mandó esta reflexión que quise compartir con ustedes. Será un anónimo escrito en italiano. Traducido al final en español.

Ma come si fa?

Come si fa a vivere ogni giorno la stessa vita, alzarsi presto, uscire di casa, andare lavoro o scuola, tornare a casa mangiare andare a dormire per poi ricominciare. Come si fa a fare questa vita per una vita intera? E a cosa serve? Noi passiamo gran parte della nostra infanzia solo dietro una scrivania per poi crescere e passare il resto della nostra vita ancora dietro la scrivania. Ma per cosa? Guadagnare qualche spicciolo? Io questa non la chiamo vita, io questa la chiamo routine. Per chi non lo sapesse routine significa fare una cosa costantemente.

In questo mondo siamo tutti falsi, tutti non se ne salva nessuno. Tutti noi sentiamo il bisogno di essere qualcosa o qualcuno che realtà non siamo, pretendiamo di essere ricchi pretendiamo di essere conosciuti pretendiamo di valere qualcosa in questo mondo;nessuno ma dico nessuno si dimostra per quello che è veramente e tutto ciò per paura di essere giudicati dalla società che ci troviamo nel XXI secolo .noi dovremmo essere quelli che sono avanti?e ancora ci attacchiamo ai pregiudizi,al razzismo.

Io non vi biasimo, alla fine tutti cerchiamo di essere qualcosa o qualcuno che in realtà non siamo, secondo me quello che noi facciamo è semplicemente cercare di scappare dalla realtà,dal mondo monotono e triste che noi frequentiamo ogni giorno e in quella sera in cui noi ci dimostriamo qualcuno che non siamo ci sentiamo liberi, ci sentiamo vivi ,ci sentiamo vere.

Ma ora la mia domanda è: come fai a sentirti vero in una cosa che non sei? come fai a sentirti libero quando in realtà sei intrappolato in un personaggio che ti sei creato solo per piacere di più alla gente? Non ti piacerebbe uscire e far vedere alla gente quello che sei veramente, la persona sensibile o forte o cocciuta o stronza o arrogante o egoista che sei veramente? Non ti piacerebbe uscire,vestirti come ti pare metterti quello che ti pare guardare in faccia la persona e non sentirti giudicata?non ti piacerebbe vivere in un mondo dove la gente non ti critica per i tuoi indumenti, per i tuoi capelli o per quello che ti piace fare, ma per quello che hai dentro per i tuoi pensieri per la tua mentalità? Ma sai qual’è il problema? è che siamo stati noi a creare questo mondo, siamo stati noi a creare questi pregiudizi a creare queste mentalità così chiuse,che non si riuscirebbero ad aprire nemmeno con la forza.

Non ti piacerebbe a te ragazzo di 15 anni appena compiuti di uscire,prendere un treno e andare in qualsiasi posto purché non sia casa tua ,nella solita stanza piena di libri e vestiti sparsi per tutta la camera perché non hai tempo di metterli a posto per lo studio,non ti piacerebbe mandare a puttane tutto andare a fanculo e non tornare mai più in questo posto?non ti piacerebbe vivere una vita in pieno provare emozioni essere emozionato per qualcosa di vero qualcosa di concreto invece di dover passare una vita intera a raggiungere un obiettivo che poi non ti servirà niente? non ti piacerebbe andare a prendere un aereo e sparire?

Traducción:

¿Pero cómo es posible?

¿Cómo se hace para vivir cada día la misma vida, te levantas temprano, sales de casa, vas a trabajar o a la escuela, regresas a casa, comes y te vas a dormir para volver a comenzar? ¿Cómo haces esta vida para toda la vida? ¿Y de qué sirve? Pasamos la mayor parte de nuestra infancia detrás de un escritorio y luego crecemos y pasamos el resto de nuestras vidas todavía detrás del escritorio. ¿Pero para que? ¿Ganar algunos centavos? Esto no es vida, yo la llamo rutina. Para aquellos que no lo saben, la rutina significa hacer algo constantemente.

En este mundo todos somos falsos, todos, no se salva nadie. Todos sentimos la necesidad de ser algo o alguien que no somos, pretendemos ser ricos, pretendemos ser conocidos, pretendemos que valemos algo en este mundo, nadie, pero digo que nadie demuestra ser lo que realmente es y todo por miedo a ser juzgado por la sociedad en la que nos encontramos en el siglo 21. ¿Deberíamos ser los que vamos adelante? y todavía nos aferramos al prejuicio, al racismo.

No los culpo, al final todos tratamos de ser algo o alguien que en realidad no somos, en mi opinión lo que hacemos es simplemente tratar de escapar de la realidad, del mundo monótono y triste al que asistimos todos los días y esa noche en que demostramos ser alguien que no somos, nos sentimos libres, nos sentimos vivos, nos sentimos verdaderos.

Pero ahora mi pregunta es: ¿cómo puedes sentirte verdadero en algo que no eres? ¿Cómo te sientes libre cuando en realidad estás atrapado en un personaje que has creado solo para complacer más a la gente? ¿No te gustaría salir y mostrarle al mundo lo que realmente eres, la persona sensible o fuerte o terca o maldita o arrogante o egoísta que realmente eres? ¿No te gustaría salir, vestirte cómo crees, ponerte lo que quieras y mirar de frente a la persona a ti mismo, sin sentirte juzgado? ¿No te gustaría vivir en un mundo donde la gente no te critique por tu ropa, tu cabello o por lo que te gusta hacer, sino por cómo eres dentro, por tus pensamientos, por tu mentalidad? ¿Pero sabes cuál es el problema? Es que fuimos nosotros los que creamos este mundo, fuimos nosotros los que creamos estos prejuicios, los que creamos estas mentalidades cerradas, que ni siquiera podían abrirse ni con la fuerza.

¿No te gustaría a ti,  chico de apenas 15 años, salir y tomar un tren e irte a cualquier lugar, con al que no sea tu casa, en tu mismo cuarto lleno de libros y vestidos regados por todos lados, porque no tienes tiempo de ponerlos en su lugar por el estudio continuo, no te gustaría mandar todo a la mierda, e irte a cualquier puto lugar y no regresar más? ¿no te gustaría vivir una vida completa, probar emociones, estar emocionado por algo real, algo concreto en lugar de tener que pasar toda una vida para alcanzar un objetivo que no te servirá para nada? ¿No te gustaría ir a tomar un avión y desaparecer?

Unicef: Mala nutrición afecta a menores de 5 años en Latinoamérica

Unicef alertó que 1 de cada 5 infantes menores de 5 años en América Latina y el Caribe registra un retraso en el crecimiento, emaciación o pérdida involuntaria de peso, o sobrepeso, debido a una alimentación incorrecta que puede comenzar incluso antes de los seis meses de edad. Declaraciones de Asociación argentina que vela por los derechos de la niñez.

Vea artículo Niñez en América Latina

 

Historias de dolor, de silencios y de violencia sufrida

Es hora de cambiar

 

Acaba de terminar el Encuentro sobre la Protección de menores en la Iglesia, fue del 21 al 24 de febrero, cuatro días intensos. En primer lugar,  porque como se recomendó, para entender esta lacra hay que escuchar, y escuchar y escuchar y después de escuchar uno, dos, o más testimonios, de víctimas de abusos sexuales por religiosos, te enteras, de su dolor. Muchos de ellos, eran niños, monaguillos, confiados, su familia confiada también, al cura de esa parroquia, que les dijo tal vez, “no hay problema, su hijo es bien aceptado en esta escuela”; “No hay problema, su hijo podrá ayudarme como monaguillo es un orgullo para mí”.

Y así ese chiquillo, o esa niña, que aún juega con sus muñecas, o el niño con sus carritos, o su lego, hacen una pausa el domingo para ayudar al sacerdote, en la misa, como monaguillos. Pero un día, ese sacerdote, les da un tratamiento “preferencial”, los convierte en “especiales”. Muchos incluso, tal vez son niños difíciles, vulnerables, no sólo porque son niños, muchas veces porque son niños que vienen de una familia destruida, o pertenecen a una minoría racial…. no importa, son siempre vulnerables.

Y así después de ganarse su confianza, una confianza profunda, que tiene raíces religiosas, raíces cristianas, una confianza espiritual, porque ese chico viene de una familia activamente católica, y él quiere participar activamente en su Iglesia, tal vez ser algún día sacerodote o religiosa, o un padre de familia. No importa, se habla de traición a tus sentimientos, a tu fe, a tu dignidad. Al confiar plenamente en su pastor, en su guía espiritual, es sobre esa confianza obtenida es que el victimario, el abusador, se aprovecha. Un regalo un día, una caricia otro día. Luego una mano, su mano grande, bien cuidada,  busca la intimidad de ese niño, entra entre sus piernas, viola su inocencia, su dignidad, su paz, su fe.

Pero el mal no termina allí, muchos, de ellos cargaron un silencio monstruoso, que duró años, para ellos, milenios. Porque no se atrevían a “traicionar” a ese líder espiritual tan conocido por todos, y además cuando quiso denunciar lo ocurrido, algo dentro de sí mismo le gritaba era tu culpa, fue tu culpa. Llegar a pensar incluso que “lo había seducido”, como puede un niño o una niña “seducir” a alguien y proponérsele… si hasta un momento anterior, todavía jugaba con sus muñecas o construía edificio con su lego.

“Detrás de esto está Satanás.” Francisco añade esta frase al discurso final de la reunión para la protección de los menores. Al final de la Misa en la Sala Regia, aún con los ornamentos litúrgicos puestos, el Papa habló de manera valiente y realista de este fenómeno vergonzoso. “En estos casos dolorosos -dijo- veo la mano del mal que ni siquiera perdona la inocencia de los pequeños. Y eso me lleva a pensar en el ejemplo de Herodes que, impulsado por el miedo a perder su poder, ordenó la masacre de todos los niños de Belén”. Ya en el pasado, durante una conversación con periodistas en el avión, Francisco había comparado el abuso con “una misa negra”. Así que “detrás de esto está Satanás”, la mano del mal. Reconocerlo no significa olvidar todas las explicaciones, ni disminuir las responsabilidades personales de los individuos y grupos de la institución. Significa colocarlos en un contexto más profundo.

El grito silencioso de los maltratados, el drama irremediable de sus vidas destruidas por los consagrados transformados en orcos corruptos e insensibles, resonó estruendosamente en la sala del Sínodo. Perforó los corazones de los obispos y de los superiores religiosos. Eliminó las justificaciones, los alambiques legales, la frialdad de las discusiones técnicas, la búsqueda de refugio en las estadísticas. La gravedad absoluta del fenómeno se ha convertido en la conciencia de la Iglesia universal como nunca antes había ocurrido.

El Papa reafirmó con claridad: si en la Iglesia se descubre incluso un solo caso de abuso —que representa ya en sí mismo una monstruosidad—, ese caso será afrontado con la mayor seriedad. De hecho, en la justificada rabia de la gente, la Iglesia ve el reflejo de Dios, traicionado y abofeteado por estos consagrados deshonestos. El eco de este grito silencioso de los pequeños, que en vez de encontrar en ellos paternidad y guías espirituales han encontrado a sus verdugos, hará temblar los corazones anestesiados por la hipocresía y por el poder. Nosotros tenemos el deber de escuchar atentamente este sofocado grito silencioso.

“No se puede, por tanto, comprender el fenómeno de los abusos sexuales a menores sin tomar en consideración el poder, en cuanto estos abusos son siempre la consecuencia del abuso de poder, aprovechando una posición de inferioridad del indefenso abusado que permite la manipulación de su conciencia y de su fragilidad psicológica y física. El abuso de poder está presente en otras formas de abuso de las que son víctimas casi 85 millones de niños, olvidados por todos: los niños soldado, los menores prostituidos, los niños malnutridos, los niños secuestrados y frecuentemente víctimas del monstruoso comercio de órganos humanos, o también transformados en esclavos, los niños víctimas de la guerra, los niños refugiados, los niños abortados y así sucesivamente”.

Ante tanta crueldad, ante todo este sacrificio idolátrico de niños al dios del poder, del dinero, del orgullo, de la soberbia, no bastan meras explicaciones empíricas; estas no son capaces de hacernos comprender la amplitud y la profundidad del drama.

En su discurso de clausura, Francisco quiso dar las gracias a los numerosos sacerdotes y religiosos que dedican su tiempo a proclamar el Evangelio, a educar y proteger a los pequeños e indefensos, entregando su vida en el seguimiento de Jesús. Mirar el abismo del mal en la cara no puede hacernos olvidar el bien, no por tomas inútiles de orgullo, sino porque necesitamos saber dónde mirar y a quién seguir como ejemplo.

Pero el encuentro en el Vaticano no fue sólo un puñetazo en el estómago que hizo a los participantes más conscientes de la acción devastadora del mal y del pecado y, por lo tanto, de la necesidad de pedir perdón invocando la ayuda de la gracia divina. La cumbre también da fe de la firme voluntad de dar contenido a partir de los próximos días, con opciones operativas eficaces. Porque la conciencia de la gravedad del pecado, y la constante llamada al Cielo a implorar la ayuda que caracterizó el encuentro en el Vaticano, van de la mano de un renovado y operativo compromiso, para asegurar que los ambientes eclesiales sean cada vez más seguros para los menores y los adultos vulnerables. Con la esperanza de que este compromiso se extienda también a todos los demás sectores de nuestras sociedades.

 

 

Francisco: el hacker de Dios

Un libro para reflexionar

Ya está a la venta el libro: Francisco el hacker de Dios. Inspirado en todos los mensajes que su santidad el Papa Francisco ha dado a los jóvenes, especialmente sobre el uso adecuado del teléfono, tablet y redes sociales

 

Su autor Clemente de León cuenta a Vaticannews que “Francisco el hacker de Dios” es el quinto libro relacionado con el tema de los delitos contra la niñez en el mundo cibernético especialmente en las redes sociales. Para escribirlo desde el 2012 empezaron este trabajo de investigación, visitaron más de 500 instalaciones educativas, encuestado a más de cuatro mil docentes, trabajado con casi cien mil padres de familia, parroquias y grupos juveniles, doce mil estudiantes de 12 a 16 años aproximadamente, lo que les permite tener un concepto bastante amplio de lo que está pasando en el mundo virtual de nuestros jóvenes.  Aunque si como dice Clemente, estos resultados no son un número determinante, sin embargo, les da una idea de cómo es el comportamiento en el mundo virtual especialmente en las redes sociales, de los jóvenes en Centro América, y realizando estas investigaciones descubrieron datos espeluznantes, que como padres de familia, nos ponemos el interrogante qué estoy haciendo por mi hijo.

Domingo de Ramos, Jornada Mundial de la Juventud

 

Domingo de Ramos y Jornada Mundial de la juventud

Tras haber presidido la Santa Misa del Domingo de Ramos y de la Pasión del Señor, en una soleada Plaza de San Pedro, que contó con el rito de la bendición de las Palmas y la solemne procesión, Francisco al rezar a la Madre de Dios manifestó su cercanía al mundo que sufre. Lo hizo a la hora del Ángelus e invitó a encomendar a la Santísima Virgen María a las víctimas del atentado terrorista del pasado 7 de abril en Estocolmo, sin olvidar a cuantos se encuentran aun duramente probados a causa la guerra, que definió “desgracia de la humanidad”. Y ante el atentado que tuvo lugar en El Cairo, en una iglesia, el Pontífice manifestó asimismo su solidaridad  a la Iglesia Copta y todo Egipto, pidiendo a Dios que convierta a los terroristas y a quienes fabrican las armas y comercian con ellas.

Este domingo se celebró la 32ª Jornada diocesana de la juventud, que representa una nueva etapa de la gran peregrinación comenzada por San Juan Pablo II. Recordando la JMJ de Cracovia, y con la meta puesta en Panamá para enero del año 2019,  el Obispo de Roma, poco antes de que los jóvenes polacos entregaran la Cruz de la Jornada Mundial de la Juventud a los jóvenes panameños, sugirió pedir al Señor que esta Cruz peregrina, junto al icono de María, Salus Populi Romani, haga crecer por donde pase, la fe y la esperanza, revelando así el amor invencible de Cristo.

El pasaje de la cruz peregrina

En su homilía  El Santo Padre dijo que Jesús, no es un iluso que siembra falsas ilusiones, un profeta new age, un vendedor de humo, todo lo contrario: es un Mesías bien definido, con la fisonomía concreta del siervo, el siervo de Dios y del hombre que va a la pasión; es el gran Paciente del dolor humano”. Pidió que pensemos  en el sufrimiento que Él tendrá que sufrir en esta Semana. Pensamos en las calumnias, los ultrajes, los engaños, las traiciones, el abandono, el juicio inicuo, los golpes, los azotes, la corona de espinas, y en definitiva al vía crucis, hasta la crucifixión.

El futuro en las manos de los jóvenes

Para seguir fielmente a Jesús, pedimos la gracia de hacerlo no de palabra sino con los hechos, y de llevar nuestra cruz con paciencia, de no rechazarla, ni deshacerse de ella, sino que, mirándolo a Él, aceptémosla y llevémosla día a día. “Él está presente en muchos de nuestros hermanos y hermanas que hoy sufren como Él, concluyó el Papa, sufren a causa de un trabajo esclavo, sufren por los dramas familiares, por las enfermedades, sufren a causa de la guerra y el terrorismo, por culpa de los intereses que mueven las armas y dañan con ellas.

Al concluir la  celebración eucarísticas, hubo un meeting point,  un punto de encuentro ente los prelados y la delegación panameña y los periodistas. A partir de ahora, la cruz  que está en las manos de los chicos panameños, centroamericanos, caribeños y mexicanos peregrinara por cada uno de esas naciones, estará aproximadamente un mes en cada país, visitando las distintas diócesis de cada Nación, a Mons. Ulloa, arzobispo de Panamá le preguntamos cuándo llegará a Panamá, donde comenzará su peregrinación y que le dijo Francisco en concreto sobre la preparación de la JMJ.

cardenal José Luis Lacunza

Pero antes de la celebración Eucarística del Domingo de Ramos, jóvenes de 152 países han estado estos días reflexionando sobre  el sínodo que se llevará a cabo en octubre del 2018, como un preámbulo a lo que será la JMJ de Panamá, Centro América, el Caribe y México.  El tema será: “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”. Para afrontar estos temas, todos estos días hasta el sábado 8 se realizó en el Colegio Pontificio Mater Ecclesiae, un foro internacional de jóvenes, promovido por el Dicasterio de laicos, familia y vida, y por la secretaría del sínodo sobre el tema: ‘De Cracovia a Panamá – El sínodo en camino con los jóvenes”.  Participando unos 270 delegados de los cuales muchos son jóvenes, de 103 países y 44 movimientos, asociaciones y comunidades. El jueves los chicos centroamericanos escucharon la evaluación que hicieron los jóvenes polacos, quienes les dieron algunas guías para que entre todos los centroamericanos, México y Panamá puedan hacer un gran equipo, alcanzar a tener la infraestructura necesaria para el completo desarrollo de la jornada, que dura una semana,  Del 22 al 27 de enero del 2019. Esta  jornada de la juventud será para los chicos panameños y centroamericanos un momento de reflexión y preparación en cada uno de sus corazones habrá un antes y un después de la jornada.

Hondureña que recibió la cruz peregrina de la JMJ

El sábado Mons. José Domingo Ulloa  arzobispo de Panamá y presidente de la Conferencia Episcopal del País,   presentó la situación de la Iglesia centroamericana y la JMJ. Se presentó el comité organizador local, un organigrama así como el equipo de trabajo de la Conferencia, y a las 9,30  los chicos polacos y los centroamericanos ensayaron lo que sería el momento del pasaje de la cruz en el Sagrato de la Plaza de San Pedro.

Por la tarde del sábado la cita fue  en la Basílica patriarcal Santa María la Mayor donde se llevó a cabo la Vigilia de oración con los jóvenes que se preparan para la jornada Mundial de la Juventud en presencia del Santo Padre.  Mientras en Roma los chicos centroamericanos vivieron la Vigilia de oración, en Panamá los jóvenes fueron  convocados para vivir juntos esta vigilia, hasta el momento de la entrega de la cruz y del icono mariano de la JMJ. Así que desde las ocho de la noche del sábado hora de Panamá  los chicos panameños disfrutaron de diversas actividades de animación, danza música, testimonios, el rezo del rosario hasta las tres de la mañana del domingo cuando se hizo el contacto directo con Roma y los participantes en Panamá vieron  en vivo y en directo  la entrega de los símbolos de la JMJ que recibieron  25 chicos panameños y uno de cada país centroamericano, un cubano  y uno de México.

La JMJ se realiza anualmente en cada diócesis del mundo cada Domingo de Ramos, con la ceremonia principal en la Plaza de San Pedro. Y cada dos o tres años, se realiza un gran encuentro internacional. En el 2013 fue en Río de Janeiro, en el 2016 fue en Cracovia, Polonia y el próximo será en Panamá en el 2019.

“Ningún joven debe sentirse excluido” del sínodo de los obispos en octubre del 2018, ha dicho el papa Francisco: “el sínodo es “para” y “de” todos los jóvenes” incluso los jóvenes de fe tibia, jóvenes ateos, ha insistido en la vigilia de oración en Santa María la Mayor.  “Cada joven tiene algo que decir… a los obispos, al papa!”, ha subrayado el papa Francisco ante los jóvenes de Roma y de la región del Lacio, en la vigilia de la 32º Jornada mundial de la juventud, celebrada a nivel diocesano.

Este encuentro tuvo lugar en el marco de la preparación de la asamblea sinodal sobre “los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”, y de las Jornadas mundiales de la juventud previstas en Panamá en el 2019.

“El futuro está en sus manos, toda la Iglesia quiere escuchar a los jóvenes” declaró el papa a sus interlocutores después del testimonio de una religiosa y de un joven. Como hace a menudo, el papa abandonó su discurso preparado de antemano para improvisar.

“Queridos jóvenes, ha comenzado bajo los aplausos, gracias por estar aquí”.  “Ningún joven debe sentirse excluido del sínodo”. “Hagamos el sínodo para los católicos… los jóvenes pertenecientes a asociaciones católicas… no! El sínodo es el sínodo “para” y “de” todos los jóvenes”.

Jóvenes de la JMJ

“Los jóvenes son los protagonistas. Los jóvenes que se sienten agnósticos también? Si! Los jóvenes que tienen una fe tibia también? Si! Los jóvenes alejados de la Iglesia también? Si! (…) Los jóvenes que se sienten ateos también? Si! Es el sínodo de los jóvenes!” Y el papa insiste: “Queremos escucharos, cada joven tiene algo que decir a los otros, algo que decir a los adultos, algo que decir a los sacerdotes, religiosos, a los obispos y al papa! Todos tenemos necesidad de escucharos!”. El sínodo “toda la Iglesia quiere escuchar a los jóvenes, lo que piensan, lo que sienten lo que quieren, lo que critican”. ”Sed valientes”, les ha invitado el papa asegurando: “lo importante no es el no caer sino el de levantarse”.

El “drama de este mundo” ha lamentado el papa argentino, es que “los jóvenes a menudo están excluidos. No tienen trabajo, no tienen ideales, la educación es deficiente, la integración es deficiente, muchos jóvenes tienen que huir, emigrar … los jóvenes suelen ser descartados, y esto no lo podemos tolerar”. El camino a veces es “arriesgado” pero “si un joven no se arriesga, está “envejecido”, aseveró. Uds deben arriesgarse en la vida, deben preparar el futuro, porque el futuro está en sus manos, dijo más adelante. Y por supuesto una vez más el Pontífice recordó a los jóvenes que deben estar siempre en directo contacto con su pasado. Deben hablar con los ancianos, con sus abuelos. Y les encomendó una tarea, hasta el próximo encuentro en la JMJ de Panamá:  Hablen  con los ancianos. Escucha al anciano. Habla, pregúntale las cosas. Haz que ellos sueñen y de esos sueños recoge consejo para ir adelante, para profetizar y para hacer concreta aquella profecía.  Cada vez que caigas, que te equivoques, piensa en aquello que ha soñado el abuelo, que ha soñado el anciano o la anciana. Hazles hablar, toma aquellas cosas y haz el puente hacia el futuro. Esta es la tarea y la misión que hoy les da la Iglesia.

El Papa les aseguró que el Papa en Panamá les preguntará si cumplieron con su tarea, si hablaron con los ancianos, si tomaron sus sueños y los transformaron en profecía concreta.

 

Jornada Mundial de la Juventud 2019