Costa Rica. Trabajar 12 horas debilita vínculos de la familia

Ante nueva reforma que pide trabajar 12 horas diarias, la Pastoral Social Cáritas señaló que este horario afectaría la convivencia familiar y a las mujeres, que son quienes cargan con el mayor peso de las tareas de cuido. Esta reforma perjudica el desarrollo humano integral. Comunicado Caritas

El día de ayer, 4 de agosto, la Pastoral Social Caritas, comisión de la Conferencia Episcopal de Costa Rica, emitió un comunicado sobre el proyecto de ley 21.182, orientado a introducir algunas reformas al Código de Trabajo; entre ellas, las jornadas de trabajo de 12 horas durante cuatro días consecutivos, seguidos de tres días de descanso (jornadas 4-3; en algunos casos, 3-4), en ciertas labores y bajo ciertas condiciones.

“San Romero y los mártires, esperanza de nuestro pueblo”

Lema de la quinta peregrinación hacia Ciudad Barrios, lugar donde nació Mons Óscar Arnulfo Romero. Cada año, desde el 2017, el 2 y 3 de agosto el pueblo salvadoreño peregrina siguiendo los pasos del santo. Entrevista al cardenal Gregorio Rosa Chávez quien clausuró la peregrinación con una misa en la ciudad natal del Santo

https://bit.ly/3d2o9VR

Canadá. Un joven quebequés: Es fundamental el diálogo entre generaciones

Según Marc-Antoine, un joven católico quebequés, la iglesia en Canadá “envejece”. «Son principalmente los ancianos, los que concurren a ella», dice. Por eso, “es fundamental el diálogo entre generaciones y culturas en el respeto mutuo”. Así se produce el encuentro “que contribuye a la vitalidad de la iglesia”.

¿Cómo es la vida de la Iglesia en Quebec? Se lo preguntamos a Marc-Antoine Parent, un joven católico quebequés que encontramos en Canadá, en el marco de la visita del Papa a su país. Tal como nos cuenta, tuvo “una experiencia de reconversión”, y regresó a la Iglesia cuando tenía 20 años. Según su opinión y la de otros jóvenes, la Iglesia católica en Quebec y en Canadá en general, “es una Iglesia que envejece”. Son los ancianos, nos dice, los que asisten a la iglesia. “Ellos mantienen viva la fe y la esperanza”.

Francisco: La Iglesia, casa de reconciliación

El segundo paso en la “peregrinación penitencial” del Santo Padre en Canadá, este lunes 25 de julio: el encuentro con los indígenas y la comunidad parroquial en la Iglesia del Sagrado Corazón, de Edmonton.

“Estoy contento de poder encontrarme con ustedes y de volver a ver los rostros de varios representantes indígenas que hace algunos meses fueron a visitarme a Roma” (ndr: encuentros de fines de marzo y principios de abril).

“Aquel encuentro fue muy significativo. Ahora estoy en la casa de ustedes, amigo y peregrino en sus tierras, en el templo donde se reúnen para alabar a Dios como hermanos y hermanas”, afirmó, y recordó que, “en Roma, después de escucharlos, les dije que ‘un proceso de sanación eficaz requiere acciones concretas’” (Discurso a las delegaciones de los pueblos indígenas de Canadá, 1º de abril de 2022).

Francisco reiteró su pedido de perdón a indígenas canadienses

En la mañana de este lunes 25 de julio, el Santo Padre se reunió con las poblaciones indígenas First Nations («Primeras Naciones»), Métis (mestizos) e Inuit en Maskwacis, en Canadá. Con este acontecimiento comenzaron sus encuentros públicos en la primera etapa de su «peregrinación penitencial».

“Esperaba que llegara este momento para estar entre ustedes. Desde aquí, desde este lugar tristemente evocativo, quisiera comenzar lo que deseo en mi interior: una peregrinación penitencial. Llego hasta sus tierras nativas para decirles personalmente que estoy dolido, para implorar a Dios el perdón, la sanación y la reconciliación, para manifestarles mi cercanía, para rezar con ustedes y por ustedes”.

Una petición de perdón por las actitudes incompatibles con el Evangelio

Una lectura de los gestos y palabras del Papa Francisco en el primer día de su viaje a Canadá y su encuentro con los indígenas.

Fue la primera cita del viaje: en las primeras palabras pronunciadas por Francisco en tierra canadiense ya está contenido el corazón de su mensaje y las razones que lo han traído hasta Canadá, a pesar de sus todavía evidentes problemas de deambulación. Después de haber rezado silenciosamente en el cementerio de los pueblos indígenas de Maskwacis, en la Iglesia de la Virgen de los Siete Dolores, el Papa habló en el Bear Park Pow-Wow Grounds, ante una delegación de líderes indígenas de todo el país.

«Estoy aquí – dijo – porque el primer paso de esta peregrinación penitencial entre ustedes es el de renovar mi petición de perdón y decirles, de corazón, que estoy profundamente dolorido: pido perdón por los modos en que, lamentablemente, muchos cristianos han apoyado la mentalidad colonizadora de las potencias que han oprimido a los pueblos indígenas. Estoy dolorido. Pido perdón, en particular, por los modos en que muchos miembros de la Iglesia y de las comunidades religiosas cooperaron, también a través de la indiferencia, en aquellos proyectos de destrucción cultural y asimilación forzada de los gobiernos de la época, que culminaron con el sistema de las escuelas residenciales».

Juan Pablo II en Canadá, un viaje «para proclamar la dignidad» de los pueblos indígenas


Con motivo del 37º viaje apostólico del Papa Francisco, recordamos el de San Juan Pablo II en 1984 en el país norteamericano y su visita a Fort Simpson en 1987. En esas circunstancias, el Pontífice polaco se reunió con representantes de los pueblos aborígenes y subrayó que «ha llegado el momento de restañar las heridas, de sanar todas las divisiones».

La peregrinación apostólica y penitencial del Papa Francisco a Canadá nos lleva también, a través del hilo de la historia, a otro viaje: el del Papa Juan Pablo II que vino a Canadá en 1984. El Pontífice polaco llegó a Quebec el 9 de septiembre y regresó de Ottawa el 20 de septiembre. Durante ese viaje de 12 días, se reunió con representantes de los pueblos indígenas que viven en el territorio canadiense.

Andrea Monda: Un viaje lejano – En lo profundo del corazón

Para ir allí, donde la herida aún sangra. En su editorial, el director de L’Osservatore Romano lee así la «peregrinación penitencial» que Francisco realiza del 24 al 30 de julio. Un «delicado, agotador y doloroso viaje de curación y purificación».https://bit.ly/3b2maAn

Parolin: El Papa en Canadá para abrazar a las poblaciones indígenas

Serán seis días intensos los que Francisco se prepara para vivir en Canadá. Le espera un país entero, en parte herido por los horrores del pasado, en el que los pueblos indígenas sufrieron violencia y privaciones, debido a la mentalidad colonial que expresó políticas y prácticas de asimilación cultural destinadas a aniquilar la identidad de los aborígenes.

El propio Papa reiteró que esta visita será una «peregrinación penitencial» para «contribuir al camino de reconciliación y sanación ya emprendido». Tras sus encuentros en el Vaticano en los últimos meses, Francisco volverá a tocar el dolor y el sufrimiento de las comunidades originarias. Pedirá perdón, rezará y traerá la luz de la esperanza y la reconciliación, que no puede separarse de la búsqueda de la verdad, la purificación de la memoria y la cercanía a las víctimas de abusos y maltratos.

El Papa: «Es un atentado el recorte a los recursos para la sanidad»

Francisco, al recibir a la Confederación italiana, «Federsanità», les dijo que con su compromiso contribuyen a mantener la relación entre el centro y la periferia, tejiendo relaciones y promoviendo vías de integración socio-sanitaria y socio-asistencial. De allí la propuesta del Papa de tres antídotos para ayudarles a caminar por el surco trazado: Proximidad, integridad y bien común

La Confederación “Federsanidad” reúne a las Autoridades Sanitarias Locales, a los Hospitales y a los Institutos Científicos de Hospitalización y Tratamiento, junto con los representantes de la Asociación de Municipios Italianos, también tiene fuertes vínculos con el territorio, en una dinámica continua de intercambio entre lo local, lo regional y lo nacional. En el discurso del Papa a la Confederación, les propuso estos antídotos, con el “ánimo”, dijo, de seguir trabajando al servicio de los enfermos y de toda la sociedad. Y al abordar el antídoto del bien común, recordó que es un atentado contra la humanidad recortar los recursos dedicados a la sanidad.