Otra anécdota más. Aurelio y Guillermo, dos hermanos

Aurelio Martínez, tuvo con Guillermo Anderson una relación linda, bien estrecha. Fueron como hermanos.

Al hablar con Aurelio, me lo confirmó:

“Guillermo para mí fue como un hermano mayor con el que compartimos música y artes, hay tanto que contar de mis vivencias y anécdotas con Guillermo, pero la última es que conmigo tocó la última vez su guitarra en su casa y con su familia, cuando hacíamos preparación para un concierto en su honor y fue la última vez que hablamos”.

WhatsApp Image 2019-09-13 at 16.32.22
De las últimas que estuvimos en mi casa en la ceiba es mi madre María T Martínez, Guillermo y yo.

Guillermo sigue en los recuerdos de su familia, y de quienes lo conocimos, y cultivamos con él relaciones de amistad y de trabajo.

“Guillermo nunca morirá en mis recuerdos y mi corazón porque con él aprendí mucho y porque su aporte para todos los que por a o por b lo conocimos sabemos cuánta pasión tenía por lo que hacía, por lo menos a mí me contagió con ello”.

WhatsApp Image 2019-09-13 at 16.32.23
En el estudio mi Compa Ing. Víctor Arzú, Guillermo y yo

Guingue seguirá aquí conmigo por siempre.

Aurelio Martínez:

A través de su voz, el ritmo de las percusiones y su guitarra, Aurelio Martínez lleva al mundo el sabor, música y cultura de los garífunas, poniendo en alto el nombre de Honduras en cada escenario que se para. Este orgullo catracho es uno de los artistas más talentosos de Centroamérica.

En 1989, fundó junto con Guillermo Anderson y Lucas Calderón, el grupo Colectivartes. También, en el mismo periodo nació el grupo de música y danza tradicional garífuna llamado Lita Ariran. Luego, pasó a formar parte de la orquesta Los Gatos Bravos, realizando giras en el extranjero, especialmente en los Estados Unidos.

Fue ahí en donde tuvo la oportunidad de compartir escenario con grandes artistas como Óscar de León, Celia Cruz, el Grupo Niche, y de participar en festivales como el de la Calle Ocho de Miami.

De esta manera, se invitaba a varios artistas de Europa y Estados Unidos de América a realizar una serie de proyectos culturales en La Ceiba. El proyecto que más sobresale en esa etapa fue el espectáculo de danza teatro y música “Sabor a Sombra” basado en la poesía del ceibeño Nelson Merren. La obra, con coreografía del hondureño Julio Siliézar, combinaba, teatro, danza y música y fue presentada en La Ceiba y en la temporada de teatro de la compañía “La Fragua” en la ciudad de El Progreso y en el Teatro Nacional Manuel Bonilla. Eventualmente la actividad se mantuvo con artistas locales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s