Guillermo Anderson: su ritmo cautivó el mundo

Homenaje de Alberto Laínez aullador a Guillermo

Un genio musical generoso con el prójimo

Sigue este proyecto, contando anécdotas con Guillermo Anderson.

Hablando con su productor Max Urso, mi amigo me cuenta que la anécdota de Guillermo que más le gusta contar cuando se la piden los medios de comunicación es la primera gira que hicieron juntos.

“…. Para finales del 1999 …. Fue en Taiwán, fue una gira allí pero el episodio que voy a contar sucedió en Taipei, en la Plaza más grande que ellos tienen. Había un concierto de varios artistas, locales e internacionales. Me acuerdo que antes del concierto, que tenía una buenísima asistencia, habían más de 50 mil personas esa noche, y antes que le tocara a Guillermo, que era entre los artistas que cerrarían el evento, se acercó alguien de la embajada de Honduras en Taiwán y nos comentó que la gente allí en los países asiáticos era muy educada, muy contenidos, recatados digamos, y que no nos esperáramos una reacción como las que estábamos acostumbrados cuando tocaba en Honduras o en otros países latinoamericanos o países latinos en general, que allí la gente se portaba muy bien pero que no iba a demostrar demasiado el entusiasmo, si nos aplaudían fuerte pero era ya un gran logro”.

Con esa idea y sin esperar mucho entusiasmo, Guillermo arranca el concierto con una de sus canciones más movidas, una canción bajo el ritmo punta, que se llama por esa negra, y se vivió una gran sorpresa, como me contó Max:

“Ni había pasado el minuto y ya estaba toda la plaza bailando y era una gran emoción ver todas esas 50 mil personas bailándo la punta de Guillermo Anderson. Y eso me confirmó la potencia de la propuesta que tenía Guillermo, que donde iba siempre fue una gran éxito y siempre contagiaba con esa alegría y con sus ritmos”.

Un gran artista que se dio a los demás

En cambio el cantautor Alberto Laínez el aullador, me compartió parte de sus vivencias con Guillermo Anderson, pero sobre todo me expresó el agradecimiento que le tiene a Guillermo, porque gracias a él pudo empezar a viajar por el mundo.

“Guillermo me acompañó y me sigue acompañando en toda mi trayectoria como cantautor, definitivamente para tocar fuera de Honduras el me dio el primer gran impulso y me lo siguió brindando hasta cuando en ese 2016 nos dejó, ese año pude disfrutar de él, sus pláticas, sus consejos. Esta es una de mis anécdotas, de nuestro querido Maestro Guillermo Anderson, que para mí, es el mejor cantautor que ha “parido” esta tierra de Honduras”:

Era el año 2008- 2009 cuando Alberto comenzó a viajar fuera de Honduras, aunque si aún no tocaba en el exterior. Guillermo le escribió y le preguntó por qué no estaba tocando fuera de Honduras, Alberto le dijo: “Maestro creo que todavía no estoy listo para tocar fuera del país, y él inmediatamente me regañó como un padre lo hace con su hijo, y me dijo: Claro que estás listo, por favor avísame donde va a ser tu próximo viaje para tratar de agendarte un par de conciertos”.

Alberto me cuenta que a los meses se dio un viaje a Panamá, y pudo hablarle a Guillermo con tiempo, y éste le dio la alegría de agendarle una fecha en un café, que se llamaba Café Rayuela, en la ciudad de Panamá que lo coordinaba un cantautor muy grande de Centro América que se llama Rómulo Castro, amigo personal de Guillermo Anderson.

La fecha se dio, me cuenta Alberto: “yo estaba lleno de nervios, era mi primer concierto fuera de Honduras, conocí a grandes músicos, pude compartir el escenario con grandes de la música, porque la música que yo yo tocaba y toco, gustó mucho en Panamá, y ese día me ofrecieron una segunda fecha, eso fue un jueves, me ofrecieron una segunda fecha para un viernes, y la confirmé con mucho gusto y llevando más músicos, y dentro de esos músicos que me acompañaron estaba el baterista de Rubén Blades, con quien sigo manteniendo contacto, haberlo tenido conmigo en el concierto fue para mí una enorme sorpresa”.

Así Alberto me contó que siempre que tuvo la oportunidad de contarle a Guillermo por donde iban sus giras como cantautor, siempre había un espacio más donde Guillermo tocaba puertas para él, así fue en Perú, en Ecuador, y lo más reciente en el 2016.

“Guillermo ya estaba bastante enfermo, yo iba a mi segunda gira por Europa, y me preguntó cómo estaba con mis fechas, le dije “Maestro voy a Barcelona, pero sólo a terminar de hacer mi disco, pero no tengo una fecha en la ciudad. Inmediatamente me mandó los contactos de dos personas en Barcelona, y me dijo que les dijera que venía de parte de Guillermo Anderson: Contáles tu trayectoria, me dijo, yo les adelanto datos tuyos, y se me dio una fecha en Barcelona gracias a él, en ese 2016”.

Guillermo “Un Mozart catracho”

La obra de Guillermo, “una obra llena de optimismo y alegría”.

 

11054831_10205447131753862_18094534528040925_n

Quedamos huérfanos con tu pérdida

Seguimos contando anécdotas que vivimos con nuestro gran amigo, hermano, padre espiritual, consejero y mucho más: Guillermo Anderson

Después de dejar alguna anécdota mía, quise contactar de nuevo a quienes trabajaron incansablemente con él, y de consecuencia vivieron momentos maravillosos con el cantautor hondureño.

Busqué a Max Urso, productor de Guillermo y a su manager en América Latina Manuel López y surgió este proyecto de contar sus amigos nuestras historias con él.

Así entre Max, Manuel y Alberto Laínez, cantautor, me dieron los contactos de los que fueron la banda de Guillermo Anderson, quienes recorrieron con él, grandes aventuras, pero también tantos éxitos. Todos aprendiendo de él. Hoy todos ellos son, como me recordó Manuel, “músicos destacadísimos que tocan en otros proyectos importantes o tienen los suyos propios y en algún momento acompañaron a Guillermo y todos fueron sus amigos”.

Hablando de Guillermo con el Ex Comisionado de los derechos humanos de Honduras, el Doctor Ramón Custodio, le pregunté si alguna vez se encontraron con Guillermo Anderson, me dijo que lastimosamente no.

Pero me dijo que una vez al llegar a la ciudad de México, “las personas a cargo de las oficinas del CODEH” le tenían una sorpresa y lo llevaron al Auditorio de la Universidad a Escuchar un concierto suyo, que venía del Festival Cervantino. “Fue para mí una sorpresa impactante porque nunca antes le había escuchado. Fue como en 1985”, me comentó, y le pregunté ¿qué le pareció su música?

Me respondió: “Innovadora, creativa, original y un orgullo nacional porque los acompañantes presentaron un número de ballet garífuna. ¡Una maravillosa percusión de los tambores!  ¡Es un Mozart catracho!.

Así es, era un genio de la música

safe_image (10)

Una de sus fotos de los tantos paisajes que fotografió

 

Manuel, Max, Alberto y uno a uno todos los que fueron integrantes de la banda de Guillermo me han enviado sus anécdotas. Todas de un valor inestimable. Cada uno abrió su corazón, y sacó de su baúl de los recuerdos, ese momento de oro que vivió con nuestro amigo Guillermo. Me siento de verdad honrada porque todos ellos me han cedido esas maravillosas historias, unidas a esas fotos o videos que describen esos sentimientos expresados en sus palabras.

En cada historia se puede apreciar la calidad humana y profesional de este gran Maestro. Con él no había sólo relación de trabajo, por su sensibilidad él entraba en nuestras vidas, se preocupaba de cada uno de nosotros, de nuestras familias, de nuestra serenidad.

Hablando con Manuel me mando sus audios, donde me contó sus anécdotas con Guillermo:

“Tengo un par de anécdotas relativas a nuestro andar con Guillermo. Yo pasé 15 años trabajando como Tour Manager y Manager personal de Guillermo, manejando el recurso humano y la parte técnica y tengo un sin número de anécdotas que contar, así de entrada, quiero mencionar el gran sentido del humor que Guillermo Anderson tenía, por lo tanto, todos esos kilómetros gastados en la carretera siempre fueron amenos, siempre había una conversación interesante cada vez que viajábamos y muchas risas. Guillermo era un hombre que realmente le encantaba reír, primero reírse de sí mismo y segundo reírse de cada cosa cotidiana, de todos los sucesos que acontecían en el camino o cosas interesantes que me decía siempre venía una carcajada.

10683618_10152867750704819_7353846456208135503_o.jpg

Como detalle interesante, creo que como hace seis años, me tocó hacerle una sesión fotográfica, para un servicio de fotografía en internet, que era en la Ceiba con el equipo de fotografía. Por alguna razón el ambiente de la sesión fotográfica estaba un poco… no tenso, sino que había que expresar una sonrisa adecuada para el propósito que querían, o lo que se quería representar en la fotografía. Pues a él, lo más fácil fue empezar a contarle los chistes y cuentos que contábamos cuando estábamos en la carretera, y ese fue el detonante para tener una sesión de fotos increíble con una sonrisa a flor de piel de Guillermo Anderson, y esas fotografías son de mis favoritas. Primero porque yo las tomé y segundo porque Guillermo se mira lleno de vida, lleno de alegría en esas fotos y al fin y al cabo de eso se trataba toda la obra de Guillermo Anderson, mucho optimismo, mucha alegría y sonrisa a flor de piel”.

1404564_10201788613733198_242462986_o.jpg

Siempre una anécdota con Guillermo Anderson

Una anécdota con mi gran amigo y hermano Guille. En los últimos cuatro años que lo representé en Italia, siempre admiré en él su humildad. En sus fotos que me mandaba me decía, imagínate yo un hondureñito paseando por estos lugares monumentales, conociendo personas increíbles. Con toda su profesionalidad, su genio, su don de gentes, jamás se presentó con pre potencia, soberbia ni mucho menos. Y esta humildad suya lo hizo más grande aún.

En uno de sus viajes lo llevé a los Jardines vaticanos, después de haber asistido a una Audiencia General del Papa Francisco. Disfrutó y estaba feliz de poder asistir al evento del Papa y luego visitar estos bellos jardines.

Siempre me bromeaba porque estaba trabajando en el Vaticano. Por ejemplo, si teníamos problemas de comunicación por teléfono, tal vez decía que seguro tenía que ver el Vaticano…

En Semana Santa en una conversación nuestra me preguntó si ya estaba caminando en la procesión del Viernes Santo. Le dije que no que ese año, era un año pagano, nos íbamos con la familia al mar…

Su respuesta en el chat fue: Q barbaridà debería ser obligación para empleados del Vati!!!….. Pera q se dé cuenta el Papa.

Me hizo reír, y me contó que él estaba memorizando su parte de ¡Pilatos para el Vía Crucis!  le dije, por qué ¿Pilatos?, bueno, es que la otra opción era Judas Iscariote…

O a veces le preguntaba qué estaba haciendo si estaba componiendo alguna canción, me respondía: Estoy haciendo mandados para la casa, ando en busca de Casabe. Y me envió luego la foto donde se ve entrando en casa con el Casabe Garífuna.

11227859_10206491007690108_7357566117416510332_n

Siempre caminó con calma, ni siquiera en medio de un concierto, los nervios lo dominaban, siempre con calma resolviendo cada situación. A veces le pedía las partituras para que los músicos en Italia practicaran sus canciones. Yo soy un terremoto, haciendo mil cosas a la vez. Lo sacudían mis chat: Guille no se te olvide tienes que mandarme antes de venir a Europa….. esto y ….. esto …….  y esto….. trataba de seguir mi ritmo, me respondía, ok, si ya va…. Ya voy…. Al final todo llegaba…. Y todo salía de maravilla.

885584_10206502005045035_580810198969491268_o

Guillermo es de todo su pueblo Honduras. Le pertenece a cada hondureño en Su País, y en la diáspora.  Siempre, con su humildad y su sonrisa cálida, que inmediatamente te hacía sentir en confianza, para poder compartir con él, desde una foto juntos ¿hasta por qué no? Una copa de vino y charlar cualquier tema, porque dentro de él siempre existía esa curiosidad infantil, de querer aprender de los demás, de nuestras vivencias, nuestras experiencias y nuestros conocimientos. Porque como el mismo lo dijo, aprendía de cada uno de nosotros, éramos su fuente de inspiración. Siempre caminando por el mundo con su guitarra colgando de su espalda, y sus planes y proyectos bajo el brazo.

Seguiremos contando anécdotas de los amigos y quienes estuvimos cerca de nuestro Guillermo Anderson

 

 

Que tu legado permanezca siempre

Hace una semana se cumplió el tercer año de la muerte de un gran Ser Humano: Guillermo Anderson.

Nos dejó huérfanos a tantos, muchos extrañamos, sus canciones que eran una poesía positiva que velaba por la naturaleza, por los niños, los jóvenes. Una poesía que encontraba tantos valores en nuestro país, Honduras, como decía su canción: En mi País. Una poesía que recordaba cuánto era importante la educación para ser libres,

Guille eran tantos tus proyectos, muchos ya habías comenzado: incentivar la educación, salvar a jóvenes de las Maras y del narcotráfico, que está a la orden del día en tu Ceibita la bella. Lo estabas logrando, Te habías ido a los barrios garífunas, y habías comenzado a dar seminarios a los chicos para  enseñarles percusión garífuna y darles lecciones de música.

Querías tanto fundar una Asociación que promoviera la música y la educación para los niños y jóvenes de tu Honduras, fue uno de los temas de nuestra última conversación, me había prometido buscarte los contactos para hacerla realidad.

14 discos tuyos son un ejemplo a seguir para cada uno de nosotros, llenos de valores morales, espirituales, cívicos. Nos dejaste un legado que no debemos meter en el baúl de los recuerdos, no es justo que todo tu camino por mejorar tu país, con tu música sea enterrado contigo.

Tu profesionalidad, tu carisma, tu humildad, tu don de gentes, tu genio musical, hacen de tí un modelo a seguir. Que tu música y tu concepto de la vida siga en las escuelas como lo quisiste tanto, que siga en las universidades, que se estudie tu ritmo musical, las letras de tus canciones, y que se interpreten de diferentes maneras. Sólo así tal vez podremos ser todos un poco mejores personas.

Quiero dedicar a partir de ahora en este blog, anécdotas, mías, de tus amigos y de quienes te acompañaron en tu recorrido musical, que hacia parte fundamental de tu vida.

Eres legendario, porque, como decía un amigo y seguidor tuyo, Oscar Hernández, para la gran mayoría del pueblo hondureño, sin diferencias de edad, status social o gusto por género musical, eres parte del folklor nacional. Tus canciones para la diáspora son un himno para todos nosotros. Creo es justo decir de ti, como bien me lo recordó Oscar: Guille “Que tu leyenda perdure por siempre”.

su discografia:

discografia de Guillermo Anderson

311680_10200670844389663_1624106737_n

 

 

Ley di amnistía: la ley de los otros

La propuesta de Ley de Amnistía debería denominarse “Ley de los otros” o “Ley de cancelación de la ciudadanía”. Es ansioso el punto donde dice: “Las personas beneficiadas con la Ley deben abstenerse de perpetrar nuevos hechos que incurran en conductas repetitivas. La inobservancia del principio de no repetición trae como consecuencia la revocación del beneficio establecido por esa Ley”.

O sea, los que han manifestado hasta ahora, los que han protestado hasta ahora, una vez más son considerados cumpables de un delito…..  Y peor aún. Tienen el riesgo de volver a ser secuestrados y metidos en cárceles para someterlos de nuevo a torturas.

Una ley, que como lo dijo la ONU, la Alta Comisionada, Michelle Bachelet,  “el Gobierno tiene el deber de garantizar la rendición de cuentas y la justicia para las víctimas”. Esta ley, no parece darle justicia a las víctimas, protege a los victimarios. Según un amigo jurista, el art. 3 del proyecto lo define todo, define la propuesta política, cancelación de la ciudadanía de quienes no comparten la visión hegemónica del Poder Ejecutivo.

1. El proyecto que se discutiría es un perdón, no un perdón con olvido para las personas “beneficiadas” (amnistía, del griego amnestia, olvido/perdón), es un indulto, por esta razón expresa que este beneficio puede “revocarse”, ya que no puede revocarse lo que se olvidó;
2. El proyecto está fundamentado en perdonar delitos propios de un golpe de Estado, en consecuencia no cubre a quienes mataron, lesionaron o desaparecieron forzadamente a los “golpistas”, legaliza y legitima todos los actos de arbitrariedad en contra de aquellos que ejercían el derecho humano de protestar, porque obraron de forma legítima. No hay crímenes, solo cumplimiento del deber;
3. Las personas perdonadas no pueden (deben “abstenerse” de) ejercer sus derechos fundamentales, derechos y libertades públicas subjetivas, su ciudadanía (y el de su familia) está “cancelada”;
4. El proyecto es un claro manifiesto o declaración política de guerra: quien no está conmigo está contra mí, y lo paga con su vida o su libertad. Es una propuesta que propone quien puede ser amigo y quien enemigo;
5. La propuesta legislativa permite observar (salvo lectura ingenua) que el estatus del Poder Ejecutivo no sufrirá variación y continuarán practicando la postura de Tomás Borge: “ Todo puede pasar aquí, menos que el Frente Sandinista pierda el poder. Me es inconcebible la posibilidad del retorno de la derecha en este país. Yo le decía a Daniel Ortega. Ve, podemos pagar cualquier precio, digan lo que digan, lo único que no podemos perder es el poder. Digan lo que digan, hagamos lo que tengamos que hacer, el precio más elevado sería perder el poder. Habrá Frente sandinista hoy, mañana y siempre.”;
6. Las personas “beneficiadas” por esta propuesta de ley, no son liberadas, sino excarceladas, pero con la diferencia que no tienen una medida cautelar en su contra, sino que su estatus está condicionado a no ejercer su rol de ciudadanas, su situación legal es más grave que la propia excarcelación que han realizado hasta ahora, las personas “beneficiadas” para gozar de su libertad, deberán vivir en “la paz y el silencio de los cementerios”, han perdido su ciudadanía y pasan a ser “cosas”.
7. Todo lo anterior, sin perjuicio de los estándares internacionales que se han articulado para este tema.

La verdad, como dijo Miguel Mora, los 56 prisioneros políticos fueron liberados por las presiones de la comunidad internacional, del pueblo y de la Iglesia, agregaría yo.