En las llagas de Dios sentimos el amor inmenso que brota de su corazón

En su homilía en este Segundo Domingo de Pascua y Domingo de la Misericordia, el Papa Francisco nos recuerda que nosotros le cerramos las puertas a Dios. La puerta de la vergüenza, de la resignación y la del pecado

 

Domingo de la misericordia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s